«El lustra», una novela utobiográfica de Luis Soto

Luis se expresa desde la crónica, para compartirnos esta experiencia de niñez, adolescencia y juventud en esta novela urbana.

La historia empieza en 1978, cuando aún era un niño y descubrió las calles de Neuquén. Deslumbrado por las luces de los escaparates de la ciudad, decidió emprender la búsqueda de su propio destino. Durmió en la calle, conoció las drogas y el mundo de la delincuencia, al mismo tiempo que entró y salió de comisarías en donde a veces era golpeado. Trabajó en diversos oficios, pero el que más le quedó grabado fue el de lustrabotas.

Su relato da cuenta de cómo este niño se fue convirtiendo en adolescente, cercado por hechos delictivos y cómo logra desenvolverse, saliendo indemne, a fuerza de voluntad y con la ayuda de algunas personas a quienes siempre estará agradecido.

Hoy el niño ya es adulto, se ha convertido en un referente de su propio barrio, el populoso “San Lorenzo” de Neuquén Capital. Confía en que su relato sirva para recordar esos lugares que ya no están, porque fueron atravesados por el progreso, y aquellos personajes que lo acompañaron y se fueron quedando en el camino. Algunos de ellos han ayudado a forjar su propia personalidad, como su madre. Otros han dejado su legado a los vecinos del barrio. Pero a todos ellos les dedica este libro.

Infancias que luchan por su vida a brazo partido. Jóvenes enfrentados a una realidad despiadada que se abren paso a piñas, o a tiros, y se juegan la vida. Adultos oprimidos por sus patrones, sometidos a jornales de hambre, o sin empleo, que hacen lo que pueden para para subsistir.

Sin embargo, entre tanto dolor, hay esperanza. Hay mucho amor circulando entre estos textos, hay agradecimiento y un sincero homenaje a la amistad. Hay memoria, ‘de la buena’, como se lee en la contratapa del libro.

Escuchá la entrevista que le hicimos en Isla de Radio.