La naturaleza como mercancía: El incendio de Amazonas puso en la mira a los agronegocios

Especialistas expresaron que la causa se debió a una corriente de vientos fríos provenientes de Paraguay que transportaba millones de partículas de árboles quemados. La denuncia mundial es hacia los grandes poderes económicos y hacia un sistema de deforestación masiva.

Foto: fmartinez

Amazonas representa el 10% de la biodiversidad del mundo. Tiene 80 mil especies de plantas y produce el 20% del oxígeno mundial, es el controlador natural del calentamiento global. Históricamente la deforestación representa el 19% del calentamiento global, desde la era pre industrial hasta el momento.

Estos incendios generalmente son intencionales y así liberar terreno para la agroindustria. En Brasil la mayor parte de la quema se lleva a cabo en áreas protegidas, y hace evidente la falta de políticas ambientales por parte Bolsonaro. Por eso organizaciones ambientalistas de todo el mundo están planeando marchar hacia la embajada de Brasil de distintos países, para reclamar acciones al gobierno de Bolsonaro.

En comunicación telefónica con Alejandra Santiago, investigadora del agronegocio del Conicet y militante de Tierra para vivir, explicó que esto trae grandes consecuencias para el medio ambiente. “La lucha de los ambientalistas es socio ambiental, porque todo los que pasa en medio ambiente nos afecta como sociedad. Hoy hay 34 millones de personas que habitan el Amazonas que están siendo afectadas

“El tema de los agronegocio depende del lugar y la producción que prima en ese lugar. Por lo general cuando hay un incendio es porque ya hubo un desmonte, entonces lo que se hace es quemar. Los incendios son completamente intencionales, porque son las personas las que lo hacen con el fin de limpiar las -malezas-. Hallando así  el terreno para pastoreo y sembrar soja. Esto es una práctica bastante común y pasa acá en la zona de los bosques cordilleranos”.

Asimismo agregó que no  es coincidencia que esto se de en el gobierno de Bolsonaro, porque él propaga este tipo de prácticas, y además ataca a los ambientalistas victimizandose de que es un complot contra él, por la quita de subsidios a las ONG. Se está dando la pauta que es por los agronegocio que se están provocando estos incendios.

La investigadora, finalmente expresó: “Lo terrible de todo esto respecto a la producción del agronegocio y la ganadería, es que muchas veces hacen esa quema, y luego esa tierra no es inmediatamente sembrada, porque se pone en especulación financiera y frente a la posibilidad de alguien la vaya a comprar. Se valoriza la tierra”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: