Vergonzoso: solicitan pena mínima para la jueza del caso Atahualpa Vinaya

Atahualpa y su madre, Julieta – foto: Cosecha Roja

Laura Vinaya, prima de Atahualpa Vinaya Martínez, el joven asesinado en Viedma hace 12 años, asistió como testigo a la audiencia por el juicio político a la jueza Daniela Zágari, quien actuó como fiscal de instrucción en la causa de homicidio.

En la audiencia, que tardó 5 años en realizarse, el procurador del Consejo de la Magistratura de Viedma, Jorge Crespo solicitó la pena de 50 días de suspensión sin goce de sueldo por mal desempeño a la jueza, una desición vergonzosa, «simbólicamente hoy fue cerrar el dolor y el señalamiento de víctima que tenemos frente al Poder Judicial, para poder recuperar algo de dignidad y fuerza que nos fue quitado por estos funcionarios» apuntó Laura.

Durante estos 12 años lo único que se logró fue la impunidad en la causa y la fatídica muerte en octubre del 2018 de Julieta Vinaya, la madre del joven mapuche y aymara, luego de diez años de lucha para saber la verdad.

Hoy representé no sólo a Julieta y Atahualpa, sino a la historia de desigualdad e injusticia, a mi sangre originaria, mi condición de mujer y mi condición de trabajadora. Nosotros somos los portadores de la verdad y la vida”.

para escuchar la entrevista recordá pausar el reproductor de radio en vivo.


Este año se cumplieron 12 años del asesinato del joven Mapuche y Aymara de Viedma, Atahualpa Vinaya Martínez, ocurrido el 15 de junio del 2008.

Con tan sólo 19 años, Atahualpa cursaba el 5to año del secundario y tramitaba una beca para estudiar en la Escuela Latinoamericana de Medicina, en La Habana, Cuba.

En la madrugada del 15 de junio del 2008 se lo vio por última vez en un conocido bar de Viedma. Al mediodía del siguiente día, aparece su cuerpo sin vida en un descampado. Fue asesinado de un disparo de una bala calibre 22 que se alojó en un pulmón.

Silencio. Nadie vio quién sacó del bar al joven y se cree que el cuerpo fue arrojado desde una camioneta al lugar donde hallaron su cadáver.

Sin cerco perimetral. Fotos de celular y pisadas de más de 50 personas alteraron la escena del crimen, luego de las primeras horas de su hallazgo.

Hace dos años, en los alegatos del segundo juicio la fiscalía había pedido 17 años de prisión para dos de los tres acusados, pero para la querella no eran los verdaderos homicidas.

En octubre del 2018, falleció la madre del joven, Julieta Vinaya, luego de diez años de lucha para saber la verdad. La memoria de su perseverancia hoy ocupa un lugar junto a la de su hijo, Atahualpa.

Finalmente, el tribunal absolvió en abril del 2019 a los tres imputados y pidió al Ministerio Fiscal que investigue por el homicidio a una persona que fue nombrada en el juicio. Después del fallo en el segundo juicio, su crimen sigue impune.

El 18 de febrero de 2020, el Consejo de la Magistratura de la Primera Circunscripción Judicial suspendió el juicio político a la magistrada que actuó como fiscal de instrucción en la causa de homicidio en 2008. Fue la propia jueza Daniela Zágari quién presentó el recurso de amparo.

Para conocer el caso en profundidad recomendamos el siguiente informe realizado cuando se cumplieron 12 años del asesinato del joven.

La memoria no se aísla: a 12 años del asesinato Atahualpa Martinez Vinaya, «tus sueños serán los nuestros»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.