La querella pidió prisión perpetua para cuatro acusados por los fusilamientos.

La querella de familiares de víctimas de la Masacre de Trelew pidió prisión perpetua para cuatro marinos acusados por 16 homicidios agravados y tres en grado de tentativa, en el juicio oral que se tramita en Rawson por los fusilamientos del 22 de agosto de 1972.

La abogada Carolina Varsky solicitó prisión perpetua e inhabilitación absoluta perpetua para Rubén Paccagnini, Luis Sosa, Emilio Del Real y Carlos Marandino como autores de los homicidios y torturas, calificados como crímenes de lesa humanidad.

En el caso del acusado de encubrimiento Jorge Bautista, que actuó como juez ad hoc tras la matanza en Trelew, en calidad de instructor militar, la abogada querellante pidió dos años de prisión de cumplimiento efectivo.

Varsky solicitó además al juez federal de Rawson, Hugo Sastre, investigar al médico Lisandro Iván Lois como probable coautor del delito de encubrimiento y solicitar a Estados Unidos la deportación del oficial Roberto Bravo, cuya extradición negó ese país pero “debería estar hoy entre los acusados”.

Según testigos y otras pruebas acumuladas en el expediente, Bravo fue uno de los oficiales de la Armada que disparó ráfagas de metralleta a los 19 prisioneros políticos en la base Almirante Zar de Trelew y luego los remató con “tiros de gracia”.

Lois era el médico de esa base aeronaval en el momento de los hechos y firmó los certificados de defunción por “muerte violenta” de 16 de los prisioneros, entre los cuales tres que habían sobrevivido y fallecieron después en la enfermería.

Al menos uno de ellos, Pedro Bonet, fue rematado con un disparo en la cabeza varias horas después del fusilamiento.

Fuente : www.radionacional.com.ar