Los religiosos palotinos, asesinados hace 36 años durante la dictadura militar, serán recordados en una misa y un acto que se realizará en la parroquia San Patricio, del barrio porteño de Belgrano, lugar donde ocurrió la masacre.

Se trata de los sacerdotes Alfredo Leaden, Pedro Dufau, Alfredo Kelly y los seminaristas Salvador Barbeito y Emilio Barletti, asesinados en la misma parroquia el 4 de julio de 1976, en la denominada “Masacre de San Patricio”.

El obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Enrique Eguía Seguí, presidirá a las 19 una misa con otros sacerdotes y autoridades religiosas de distintos credos en la parroquia ubicada en Estomba 1942 de esta capital.

A las 20, se realizará un acto y se colocará una ofrenda floral frente al monumento recordatorio, que se encuentra a un costado del templo, que fue declarado como sitio histórico de la ciudad por la Legislatura porteña.

La matanza fue cometida en el 76´ poco después de que el padre Kelly denunciara desde el púlpito que estaban haciendo remates de los bienes robados a los desaparecidos y que feligreses de su iglesia habían participado de ellos.

La homilía quedó en la memoria como “el sermón de las cucarachas”, calificativo que Kelly usó para describir a aquellos que ya no podía seguir llamando “ovejas de su rebaño”. El 4 de julio de 1976 hubo testigos que vieron un Peugeot negro estacionado frente a la parroquia, con cuatro hombres en su interior.

A la mañana siguiente, a la hora de la primera misa, un grupo de fieles esperaba frente a la puerta de la iglesia que se encontraba cerrada. Fernando Savino, el joven organista de la parroquia, decidió entrar por la ventana y encontró en el primer piso los cuerpos acribillados de los cinco religiosos, boca abajo y alineados, en un enorme charco de sangre, sobre una alfombra roja.

Los asesinos escribieron con tiza en una puerta la frase “Por los camaradas dinamitados en Seguridad Federal, Venceremos, Viva la Patria” y también sobre una alfombra, “Estos zurdos murieron por ser adoctrinadores de mentes vírgenes y son M.S.T.M”.

Sobre el cuerpo del seminarista Barbeito, los asesinos pusieron un dibujo de una historieta de Quino, tomado de una de las habitaciones contiguas, en el que Mafalda aparece señalando el bastón de un policía diciendo: “Este es el famoso palito de abollar ideologías”.

 

Fuente: RadioNacional