Las negociaciones tendrán  su segundo encuentro después de una primer cónclave donde empresarios y trabajadores presentaron sus propuestas. El sector empresario ofrece un seis por ciento de aumento con respecto a la temporada anterior en tanto el sindicato pide un 25 por ciento de aumento para realizar la tareas de empaque. Según la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados, el panorama económico les impide cumplir con las expectativas salariales sobre todo haciendo mención a la crisis que vive la comunidad económica europea, uno de los mercados de exportación de las frutas de la región.