Dos días en la vida, por Laura Iturbide

ilustración -Poder Popular

La politóloga y docente de la Universidad de Río Negro, Laura Ximena Iturbide presenta su columna sobre dos casos de violencia patriarcal que sucedieron en provincias muy alejadas, pero en dos días contiguos, el 1 de abril y el 2 de abril del 2017. Hablamos del femicidio de Micaela García en la ciudad entrerriana de Gualeguay, y sobre la joven que asistió al Hospital Pedro Moguillansky de Cipolletti para interrumpir el embarazo luego de una violación y fue obligada a parir por el mismo jefe de Ginecología. El factor común es la violencia institucional y patriarcal del Estado. 

para escuchar la entrevista recordá pausar el reproductor de radio en vivo.


Micaela desapareció el 1 de abril del 2017 al salir de una celebración en la ciudad entrerriana de Gualeguay y su cuerpo fue encontrado sin vida una semana más tarde. Al día siguiente, el 2 de abril del mismo año, una joven ingresa a un Hospital de Cipolletti, en Río Negro, con un aborto en curso, de un embarazo producto de una violación, y es secuestrada por un médico ginecólogo, obligándola a gestar primero y luego a parir dentro del nosocomio. Dos situaciones distintas, en lugares distantes y con biografías muy diferentes, encuentran la misma violencia patriarcal hacia el cuerpo de las mujeres, las jóvenes y junto con ello, el rol ausente del Estado.

Sebastián Wagner, femicida de Micaela García, había sido condenado por dos abusos sexuales y cumplía una domiciliaria en la ciudad de Gualeguay, Entre Ríos. Había intentado abusar de una amiga del hijo de su pareja en febrero y comenzó a acosarla por las redes sociales. El 31 de marzo la familia de la niña da cuenta del acoso y se acerca a una comisaría a radicar la denuncia contra Wagner, pero es derivada al Juzgado de Menores, donde le responden que vuelva el lunes porque la jueza estaba de viaje, desestimando la gravedad de una agresión sexual y sus consecuencias.

En enero del 2017 la joven rionegrina se acerca al Hospital de Gral. Fernández Oro para realizarse el examen de embarazo. Comunica que fue violada por su hermano en dos ocasiones, y que su intención es, de confirmarse la sospecha, interrumpir el embarazo. En un primer acto de violencia institucional le dan fecha para el examen de sangre en marzo, postergando cualquier decisión y complicando el derecho de interrumpir un embarazo producto de una violación, práctica legal en nuestro país desde la década del veinte.

La joven toma la iniciativa de interrumpir el embarazo con medicamentos, y con aborto en curso entra a la guardia del Hospital Pedro Moguillansky de Cipolletti, donde Leandro Rodríguez Lastra -Jefe de Ginecología- detiene el aborto, y con una internación forzada la mantiene encerrada en una habitación hasta que el embarazo llega a término, y es obligada a parir.

Todas las semanas escuchamos de pibas asesinadas, niñas pobres, señoras de barrios privados. En todas estas historias falla el Estado, porque demandar más presencia estatal no es sólo policías y procesos judiciales, sino estrategias políticas y partidas presupuestarias.

Más Estado es Ley Micaela. que obliga a capacitarse en perspectiva de género a todos los ámbitos estatales. Pero también es necesario que los medios se hagan eco de esto de manera más comprometida y que además esto llegue de manera obligatoria a los sectores privados. Más Estado es que el Aborto Legal Seguro y Gratuito pronto sea ley sin importar cuántos pesos tenés en los bolsillos ni las razones que te lleven a tomar esa decisión, porque es un derecho decidir sobre tu cuerpo.

Los dos primeros días de abril de 2017 se repiten una y otra vez, en cualquier año, en cualquier provincia, y no van a dejar de suceder hasta que exista un acuerdo federal con convenios y con incentivos a los poderes para que se comprometan y sancionen a quienes no lo han de cumplir. Porque para salir de las violencias patriarcales se necesita política, y la política no son filtros en las redes sociales sino compromisos y recursos y políticas públicas.

autora: Laura Ximena Iturbide

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.