Crónica de un desalojo: el testimonio de la familia afectada por la violencia policial

foto gentileza vecines

Una familia atropellada por la desigualdad en plena pandemia ocupó una casa en total abandono por supuesto peligro de derrumbe, propiedad de la provincia de Río Negro y cedida al Tribunal Supremo de Justicia hace unos 7 años.

para escuchar la entrevista recordá pausar el reproductor de radio en vivo.


La policía actuó inmediatamente y de forma violenta. Maicol Jofré, su compañera y madre del  pequeño hijo de 8 años y un recién nacido, de año de edad, habían ingresado días atrás a tal vivienda ubicada en la calle Epifanio 51, frente al barrio 500 viviendas de la ciudad. Como toda familia, necesitaban un techo para paliar su crítica situación habitacional.

Momentos de tensión se vivieron ayer cuando efectivos policiales intentaron desalojarlos. Ocupantes habrían sido informados del delito de usurpación. Vecinas y vecinos se acercaron, uno de ellos fue detenido.

La abogada, doctora Victoria Naffa, se acercó al lugar y también fue detenida. Solicitaba información en el «legítimo ejercicio de su profesión de abogada» comunicó la Gremial de Abogados y Abogadas de Argentina, quienes reclamaron su libertad. Finalmente fue liberada ayer a las 19, junto al vecino solidario, de nombre Martin Olivera.

Maicol Jofré denunció violencia policial durante el operativo, «me tiraron gas pimienta en los ojos. Un oficial golpeó al nene, tuvimos que llamar a la ambulancia».

El niño quería estar con su madre en la casa. Cuando quiso pasar en un momento de la tarde, «alcanzaron a manotear al nene y lo tiraron contra el portón y se lastimó toda la pierna» contó su padre a Antena Libre.

Pero no todo quedo allí, «todo pasó a mayor» agregó. En presencia de vecinos, «después que cayó el nene al piso, teníamos al bebe en brazos, y vos sabes que uno de ellos carga la itaka y nos apunta a la cabeza». Habrían testigos.

La familia agredida pasó la noche sin calefacción, sin luz y tampoco agua. Ya que les cortaron servicios. Maicol comentó que la casa, en peligro de derrumbe según los argumentadores del desalojo, estaría vista para ser destinada a funcionario provincial.

En estos momentos, uniformados custodian la casa, como si fuera una oficina judicial. Sin embargo adentro se encuentra una familia, madre, padre y niños. Mientras tanto, vecinas y vecinos se encuentran alertas para defender a la familia asediada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.