Obreros de la Cerámica Neuquén se organizan para impedir el remate

Son 80 familias que podrían quedar sin una fuente laboral en medio de una pandemia mundial

Foto: La izquierda diario (conferencia de prensa del día martes)

El conflicto por la subasta del inmueble volvió a alzar la voz, luego de que el Juez Sergio Victor Cosentino a cargo del Juzgado Laboral N°1 y de esta causa laboral, autorizó mediante la orden fs. 736vta (24/02/20) el ingreso de un tasador, con las fuerzas públicas en caso que hiciera falta.

Bernado Retamales, Presidente de la cooperativa de trabajo Confluencia Limitada (ex Cerámica Neuquén ), manifestó ante los micrófonos de Antena Libre que el año pasado, luego de las elecciones presidenciales ya había habido un primer intento de tasar la fábrica, pero los obreros no permitieron que el tasador ingresara. Este segundo intento ya cuenta con el respaldo de la policía en caso de una negativa, de esta manera la fuerza pública tiene la facultad de hacer un allanamiento.

Tasar la fábrica significa un análisis profundo del inmueble para establecer su valor dentro del mercado, en este caso para su futuro remate. Si este hecho llegase a suceder son 80 familias que se quedarían sin una fuente de ingresos en plena crisis económica, “nos parece un crimen social querer allanar una fábrica en plena pandemia”, expresó el ceramista.

Inicios del conflicto:

Foto: diariorionegro.com.ar

La tentativa de  remate tiene por base a los juicios laborales de ex trabajadores de la fábrica, reclamando por el pago de sus salarios e indemnizaciones, los propietarios de la cerámica pretendían rematar para solventar esa demanda. Bernardo Retamales aclaró que ellos como trabajadores apoyan esa lucha pero no están de acuerdo con el remate de la fábrica, “hay otros bienes desde donde se puede solventar ese costo, como los bienes de la patronal o la intervención en sus cuentas bancarias”.

Cerámica Neuquén está bajo gestión obrera desde el año 2014,  “es una empresa concursada que en su momento generó mucha deuda, entonces la patronal la abandono”, agregó que en ese momento los obreros comenzaron con la campaña de -No al  remate- de la fábrica, porque sabían que el juez Consentino ya tenía habilitación para tasar la fábrica.

Cuando se comenzó con esta campaña se logró establecer una mesa de diálogo entre todas las partes, pero no hubo ninguna solución. “La empresa se comprometió a armar una propuesta en donde todas las partes saldrían beneficiadas pero nunca la ha hecho por escrito”.

En este contexto es que aparece el primer tasador (2019),  los obreros ceramistas expresaron que esa acción fue una imprudencia por parte del Juez Cosentino por que ya existía una mesa de diálogo abierta. La problemática principal de los trabajadores de la ceramista es que aún no cuentan con un marco legal que les permita hacerse cargo de la administración.

“Ellos se fueron y la fabrica la pusimos a producir nosotros luego de 100 días de reuniones”, expresó refiriéndose a que recuperaron la fábrica para no perder sus fuentes de trabajo. En contexto de aislamiento la fábrica está produciendo menos, pero lo necesario para poder solventar sus salarios,  incluso los salarios de los compañeros mayores de 60 que están confinados por ser grupo de riesgo. También para la compra de más insumos para seguir produciendo.

Actualmente los obreros se encuentran haciendo guardias  y cuentan con el apoyo distintas organizaciones sociales, gremiales, de DD HH  y políticas. El martes pasado realizaron una conferencia de prensa en las instalaciones de la fábrica para informar sobre la gravedad del asunto.

Mañana realizaran una permanencia en la puerta del Juzgado Nº 1  con el objetivo de presentar una nota al Gobierno y que se los reciba en una reunión. “Tenemos muchos frentes que solucionar, queremos una solución de fondo y no que nos digan que la fábrica no la van a rematar”.

⊕ Para escuchar el audio recuerda pausar el reproductor de radio en vivo en el inicio de la web

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.