Cine y gastronomía: Merendando en el jardín de Alicia

Columna «Cine Universitario Luz de Invierno», de Stella Maris Poggian.

Esta vez, en el mes del Cine de gastronomía, decidimos en vez de recomendar numerosas obras,  en relación a las comidas, seleccionar una sola película para analizar más en profundidad. La merienda nos trae nada más y nada menos que «Alicia en el País de las Maravillas», en dos de sus adaptaciones, la animada de 1951 y el live-action del 2010, ambas basadas en el libro de Lewis Caroll. Dicho libro, tan lleno de metáforas, ha sido ricamente retratado por todo el espectro del arte, y conlleva un sinúmero de cargas simbólicas y significaciones. Te invitamos a llenarte una taza de té, revisar la temperatura del mate o filtrar el café como más te guste, para sentarnos a merendar con Alicia y Stella, en esta tarde particular de cine y maravillas.

 

Stella en Barcelona Universidad Autónoma

 

 


Para escuchar este audio, recuerda silenciar la radio en vivo al principio de la página

«Cine Universitario, Luz de Invierno», por Stella Maris Poggian. Edición Natalia Mastroiaco.


Como siempre, hay muchas historias que contar y recomendaciones que hacer. En esta ocación, y a razón de la orientación universitaria de esta columna, decidimos dar espacio a una bonita anécdota sobre el cine, el estudio, Alicia y por supuesto, las meriendas.

Soy la editora de esta columna y estudiante de Stella, Natalia Mastroiaco. Tuve la fortuna de viajar a Londres por un viaje de intercambio; casualmente, en coincidencia con el estreno de Alicia en el País de las Maravillas en el año 2010, dirigida por Tim Burton y co protagonizada por Helena Bonham Carter.

Paseaba por un centro comercial, y decidí revisar el bar del cine, en búsqueda de algún tentempié, curiosa por las golosinas extranjeras. En ese momento, junto a un gran poster de la película, destacando junto a su gran cabezota, divisé a la afamada actriz, haciendo cola para pagar la entrada ¡para ver su propia película!

Me acerqué, con miedo a molestarla, y en un torpe y nervioso inglés quise confirmar si se trataba de ella. Con firmeza y elegancia me tendió una enérgica mano. La sacudí, pasmada, balbuceando que amaba sus trabajos. Helena me preguntó mi procedencia y me ofreció una foto. Acepté, por supuesto, sin entrar todavía en la maravilla. Luego, muy amablemente me pidió que la disculpase, por que deseaba ver su película. Ahora, esta fotografía conforma otra bella anécodta de las columnas de mi profesora de Cine, diez años después.

Desde el equipo de «Cine Universitario Luz de Invierno» te dejamos el trabajo de Stella, «Alicia o las metáforas del umbral», y la adapatación argentina de 1976.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.