Sin acceso digno a la salud pública, Balsa las Perlas sigue luchando por su autonomía

Balsa las Perlas, vista satelital: se ubica sobre la Margen Sur del Río Limay, allí viven cerca de 20.000 personas que no poseen un servicio digno de salud, agua, gas y educación, problemas agravados por la emergencia sanitaria.

La localidad rionegrina de Balsas las Perlas, no tiene garantizada atención médica y ambulancia las 24 hs, tampoco agua potable y conexión de gas, ni siquiera un cajero bancario. Durante la pandemia, esta falta de servicios esenciales se convirtieron en la emergencia humanitaria de un pueblo con casi 20.000 habitantes. En este contexto, Juan Celedon Flores, vecino de la localidad, se refirió a estas condiciones: una Municipalidad de Cipolletti alejada a 20 km de distancia y un Estado rionegrino que desoye el amparo judicial que presentaron por esta grave situación. De fondo, una lucha: lograr la autonomía política del pueblo que costea las orillas del Río Limay. 

La Balsa, ese pequeño poblado en los límites que separan las orillas verdes del río Limay, de la agreste selva de alpatacos y jarillas en la estepa patagónica, reclama su autonomía hace mucho tiempo, desde que la legislatura de Río Negro aprobó en 1986 la Ley 2097, por la cual se expropiaron las tierras que estaban ocupando los habitantes del lugar en un negociado con la empresa Forestadora del Limay.

Esta medida, despojó arbitrariamente a la localidad de su condición de Comisión de Fomento en el departamento de El Cuy y pasó a formar parte del ejido municipal de Cipolletti, que se encuentra a 20 km de distancia. Así, la distancia geográfica para lograr un desarrollo de la localidad se convirtió en un verdadero obstáculo para acceder a cualquier tipo de servicios.

Con el paso del tiempo, hasta la fecha la población creció junto a los problemas en el acceso a los servicios básicos esenciales, ya que ningún ejecutivo municipal de Cipolletti pudo, supo o quiso ocuparse de la Balsa, y la vecina Neuquen tampoco quiere ocupar ese lugar.

En la actualidad, La Balsa atraviesa una crisis derivada por la pandemia y no es sólo un problema de administración de recursos, hay un gran daño a las condiciones humanas de supervivencia de la comunidad.

Así lo comunica Juan Celedon Flores, vecino y militante por la autonomía del lugar:

Otro dato, recientemente el legislador por el frente Todes, Marcelo Mango presentó en la Legislatura de Río Negro, un proyecto para la creación de un Plan Provincial de Reparación Histórica de la localidad Balsa las Perlas.

La iniciativa se funda en base a los reclamos y demandas históricas de la comunidad, y contempla la participación de los vecinos en en la comisión de seguimiento de la Reparación Histórica explicó en diferentes medios el legislador y aseguró que «el nivel de infraestructura y servicios públicos de la localidad se deberá equiparar a los brindados por el Estado provincial para los municipios cuya población esté cercana a los 20.000 habitantes.”

Desde la comunidad de «La Balsa» valoran la iniciativa, que es producto de la lucha de la comunidad, sin embargo Juan consideró que «lamentablemente el legislador Mango no agregó en su proyecto es el pedido de autonomía de Balsas las Perlas, pero que haya elaborado un proyecto para que se hable de las necesidades que tenemos me parece muy importante». 


Vecinos y vecinas en campaña para reclamar por salud pública


Pandemia en Balsa las Perlas: un testimonio revela el abandono que sufren desde el gobierno de Río Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.