Editorial | Pandemia a la deriva*

El diputado Martín Soria (FdT) advirtió que Río Negro está teniendo «severas dificultades» para afrontar la pandemia de coronavirus, y aseguró que es necesario que «la Gobernadora se ponga al frente de los problemas porque correr detrás del virus, como ahora, es muy peligroso para los rionegrinos y rionegrinas».

Soria retomó el informe semanal que presentó el Instituto de Investigaciones Epidemiológicas, que reveló que Río Negro es la única provincia que no ha logrado reducir el incremento de casos; situación que se agrava porque en los últimos días se ha observado una aceleración en los contagios, con 4 ciudades que presentan una circulación comunitaria: Cipolletti, Choele Choel, Catriel y Bariloche, esta última convertida en el foco infeccioso más grande de la Patagonia.
«En una situación de crisis excepcional como la que atravesamos, hay dos cosas que no deben pasar: perder la templanza y correr detrás de los problemas».

“La provincia debe requerir colaboración nacional para incorporar epidemiólogos y profesionales frente a esta situación complicada”, transmitió el senador Martín Doñate (FdT).

Desde la comunicación Intentamos entender lo que hacen quienes tienen que tomar decisiones para informar y no ser alarmistas. Pero la situación en Rio Negro preocupa, y no solo por el número de infectados, de muertos, sino porque consideramos preocupante la falta de políticas adecuadas por parte del gobierno provincial y para enfrentar semejante crisis sanitaria.

El crecimiento diario de la cantidad de casos en Rio Negro está superando la media nacional. Investigadores y científicos del Instituto Balseiro, CONICET, CNEA, Universidad del Comahue, y Universidad de Río Negro vienen advirtiendo desde mediados de mes un panorama muy complejo si no se mantiene la cuarentena estricta y se va por delante del virus con medidas preventivas en lugar de lo que se esta haciendo hasta ahora: observar el cumplimiento de la cuarentena y esperar todo de Nación.

La ciudad de San Carlos de Bariloche ya supera ampliamente la media nacional de casos de coronavirus, y la proyección podría desbordar la capacidad de respuesta del sistema de salud. Choele Choel está cercado sanitariamente por circulación del virus. En este caso lo que no se entiende por qué sólo Choele Choel y no todo el Valle Medio que es zona de circulación del virus. En Lamarque hay varios casos.

Y todo con un sistema de salud arrasado durante años y con políticas actuales poco claras. Escuchamos a la gobernadora hablar orgullosamente de los 36 hospitales que tiene la provincia como si no supiéramos que la mayoría de ellos carecen de infraestructura, equipamientos y recursos humanos. No es la cantidad de hospitales lo que nos va a ayudar sino la calidad de la atención que puedan ofrecer los mismos. Y no estamos cuestionando la tarea de profesiones y todos aquellos que se desempeñan en estos nosocomios, que es improba y hasta heroica muchas veces. Pero con el voluntarismo en salud no alcanza y menos en estas circunstancias.

El ministerio de Salud de la provincia debería tener políticas claras. Ahora, si las mismas dependen de la gobernadora, de sus ministros, incluido el de Salud, licenciado en administración de empresas Zgaib y no del asesoramiento de infectólogos y epidemiólogos como está sucediendo hasta ahora, participando activamente del Comité de Emergencia, trazando estrategias, evaluando lo que sucede día a día para tomar además las medidas preventivas correspondientes, estamos en el horno. El gobierno dice ahora que incorporó al comité de crisis a profesionales de la salud… y suponiendo que fuera asi, por qué no lo hizo desde un principio.

Son varios los especialistas que consideran que el gobierno de Arabela Carreras está cometiendo errores que permiten la diseminación del virus, como no estudiar ni seguir de cerca los entornos de los casos sospechosos, o al menos no hacerlo de la misma forma que se hace con los casos confirmados. También ha sido criticada la falta de una política de vigilancia centinela que evite la transmisión comunitaria del virus en varias localidades.

Los casos en la provincia continúan creciendo a un ritmo preocupante. Y no observamos reacciones rápidas ni adecuadas del gobierno. Choele Choel está cercado sanitariamente porque el gobierno nacional lo exigió. No fue decisión de la Provincia. ¿Cuántos hisopados preventivos se realizaron allí?

Además los controles de la cuarentena son laxos. Este panorama irresponsable se puede observar día a día incluso en nuestra ciudad. Y cuando se quiebran los controles hay que actuar rápidamente, como señalara el médico especialista en sanidad colectiva Ricardo Spinelli. Tiene que haber alguien controlando los casos, georeferenciarlos, hisopar a todos los contactos y no comenzar a hacerlo como sucedió en Bariloche cuando ya había más de 40 infectados.

Es preocupante, muy preocupante y más cuando se escucha a la Gobernadora, al ministro de Salud, al intendente de Bariloche e incluso a la directora del hospital Lopez Lima hablar de la pandemia como si todo estuvieras controlado y previsto, cuando ellos mismos saben que esto no es así. No alcanza con lavarse las manos y utilizar tapabocas. Poner camas en distintas instituciones, no es indicio de que las cosas se están haciendo bien. No tener que usarlas, ese debe ser el objetivo.

La sensación es de desarticulación y falta de conducción política. Y no lo decimos nosotros. Lo señalan los propios profesionales de la salud que observan con muchísima preocupación lo que está pasando en Río Negro.

*Por Aldo F. Masini, Director FM Antena Libre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.