Pandemia en Balsa las Perlas: un testimonio revela el abandono que sufren desde el gobierno de Río Negro

Balsa las Perlas, en una foto antigua se ve la orilla del pueblo esperando la balsa
Darío Alperm

Las consecuencias sobre la salud del virus Covid 19 pueden ser letales, el abandono a un pueblo también y la realidad que vive Balsas las Perlas demuestra como las divisiones territoriales sirven para el negocio o para diseñar el olvido con absurdas excusas burocráticas del Estado. Ante las desigualdades que engendran crisis como la actual, la organización popular se vuelve la única salida para superarlas. Carlos Monteira, delegado del barrio Puente Santa Mónica e integrante del Plenario Intervecinal de Balsa las Perlas narra en primera persona lo que están atravesando, «frente a la necesidad urgente, de atención sanitaria que está viviendo Balsa las Perlas, incrementada al máximo por la pandemia, creemos necesario dar a conocer todo lo que se hizo y los nombres y cargos de quienes nos han cerrado las puertas».

Si googleamos vamos a encontrar que Balsa Las Perlas es una localidad ubicada sobre la margen sur del Río Limay, dentro del ejido de Cipolletti, provincia de Río Negro, y por lo tanto depende administrativamente de ella, aunque se distancia a unos 25 km de su principal aglomeración urbana en el departamento de General Roca, por lo que geográficamente, Balsa las Perlas es un pueblo del departamento El Cuy.

Sin embargo el 90% de su población, de casi 20 mil habitantes tiene domicilio en la vecina capital de Neuquen, a unos 10 km y esto no es sólo un dato de wikipedia, ya que con pasar por el populoso barrio Valentina Sur, divisar el agua que corre triunfante del Río Limay y cruzar el puente, donado por la empresa Forestadora del Limay (muy importante en esta historia) que funciona desde el año 2000, somos finalmente bienvenidos al pueblo de Balsa las Perlas o «La Balsa», como suelen nombrarla sus allegados.

La Balsa, ese pequeño poblado en la frontera que separa las orillas verdes del río, de la agreste selva de alpatacos y jarillas en la estepa patagónica, reclama mayor autonomía hace mucho tiempo, desde que la legislatura de Río Negro aprobó en 1986 la Ley 2097 por la cual se expropiaron las tierras que estaban ocupando los habitantes del lugar en un negociado con Forestadora del Limay, despojándolos arbitrariamente de su condición de Comisión de Fomento.

La empresa Forestadora del Limay fundada por los médicos y hermanos Miguel Juan Lembey y Guillermo Iribarne obtuvo el dinero para construir el puente de un juicio que le ganó a la provincia de Río Negro por irregularidades en la expropiación. Además esta empresa fue quien a adquirió estas tierras en los años 60′ e instalaron los caminos principales y canales de riego. Luego se vendieron algunas tierras para una muy incipiente producción fruticola y la Dirección de Vialidad de la Provincia de Neuquen montó un transbordador de cable que comunicaba el pueblo con la orlla neuquina, la «Balsa», trabajadores rurales construyeron sus hogares, una escuela, una oficina de correo. Hoy el pueblo ha crecido exponencialmente, sus demandas también.

 

Seis horas de atención de clínica médica por semana para 20000 habitantes

Resulta que pasaron 33 años de aquel hecho y la población creció junto a los problemas en el acceso a los servicios básicos esenciales, ya que ningún ejecutivo municipal de Cipolletti pudo, supo o quiso ocuparse de la Balsa, y la vecina Neuquen tampoco quiere ocupar ese lugar. Con el paso del tiempo, las demandas quedaron archivadas en los casilleros, ahora digitales de las  instituciones provinciales que nunca estuvieron.

En la actualidad, La Balsa atraviesa una crisis derivada por la pandemia y no es sólo un problema de administración de recursos, hay un gran daño a las condiciones humanas de supervivencia de la comunidad, éstas destrozan las firmas obsoletas de las instituciones que vienen oxidadas hace tiempo, un tiempo legal que no es para nada el mismo tiempo de la vida real.«hace varios años que el centro de salud de Balsa las Perlas está siendo vaciado de personal médico, ambulancias y equipo de emergencias. Nunca tuvimos guardia médica de 24 hs. No hay médicos por la tarde, ni fines de semana o feriados» es la expresión angustiante de Carlos.

Retomamos las palabras de su descargo que grafican el desamparo denunciado:

«Luego de la muerte de Francisquito, en el barrio Primeros Pobladores por un accidente con energía eléctrica, y por intermedio de la legislatura, se hizo un pedido de informe al Ministerio de Salud. La contestación del ministerio se constituyó con una serie de falacias, inexactitudes y nóminas de médicos y horarios de atención que no existían en Balsa. Y esto, sumado a que el verano pasado, dos vecinos estuvieron tres horas tirados en la calle esperando una ambulancia de Cipolletti por un accidente de tránsito, hizo que en marzo de 2019 el Plenario Intervecinal presentara un recurso de amparo ante el juzgado civil y comercial número 1 del Dr. Diego Vergilio. El 19 de junio de 2019 el amparo fue aceptado y emitió sentencia OBLIGANDO al Ejecutivo (Alberto Weretilneck), al gobierno y al Ministro de Salud, el licenciado Luis Fabián Zgaib a respetar el cronograma de atención médica previsto para el centro (cosa que no hacía) y en el plazo de 90 días establecer, in situ, atención médica las 24 hs. NADA SE CUMPLIÓ. En octubre de 2019, el Plenario recurrió nuevamente al juzgado y realizó exposición detallando el incumplimiento. El juzgado eleva el reclamo a la gobernación de Alberto Weretilneck. NUNCA FUE CONTESTADO».


¿Por qué el Ministro de salud ignora el Amparo judicial? ¿No somos todos iguales ante la ley?

La Constitución de 1994 otorgó un rol fundamental a la figura del Defensor del Pueblo, el artículo 43 clama la importancia que tiene éste como defensa jurisdiccional cuando se cometen daños graves contra los derechos colectivos de un indeterminado grupo de personas, haciendo ver las acciones u omisiones de las autoridades públicas.

Para situación médica que atraviesa la comunidad de Balsas de las Perlas, el amparo judicial es una herramienta fundamental de reclamo, y si de  proteger de daños si se tratase, en la cronología que describe con precisión de expediente Carlos, se aprecia como no todos los derechos colectivos son de prioridad o mejor dicho, como la trampa rebalsa por su propia ley:

«Anteriormente, el 20 de noviembre de 2018 se puso en conocimiento del Defensor Adjunto del pueblo de Río Negro, el sr. César Domínguez, de la situación médica de Balsa. NADA HACE.
Octubre del 2019: nueva reunión con el sr. Domínguez, se le entrega copia de la sentencia del amparo, dice que va a venir a Balsa en una semana, JAMÁS APARECIÓ.
Se envía copia a la Defensora del Pueblo de Río Negro, Licenciada Claudia Adriana Santagati. Se archivó. JAMÁS SE COMUNICÓ con la Balsa.
Marzo de 2020: Nuevamente al juzgado N°1, dicen no poder hacer nada por el incumplimiento y que debemos contratar un abogado para ejecutar la sentencia. Explicamos que vamos en representación de cientos de familias de escasos recursos. Nos envían al Defensor de Pobres y Ausentes N°5 de Cipolletti a cargo del Dr. Gustavo Vidovic, reciben el pedido y nos informan que el Defensor nos recibirá el 19/02/2020 a las 12 hs. Al llegar a la cita nos recibe una coordinadora que nos informa que el Defensor no tomará nuestra petición porque algunos de los amparistas (jubilados nosotros) somos «pudientes». Se le explica que actuamos en nombre de cientos de familias de escasos recursos (nuevamente). Nos responde que hacerlo le puede costar su puesto, sin entender que a los vecinos de Balsa les puede costar la vida». 


Con la decepción a flor de piel

Durante estas semanas de aislamiento preventivo y obligatorio, la sensación de ser el patio trasero de una provincia que parece tan lejana como el horizonte del río, se ve representada en la impostura del control control 24/7 de la policía de ambas provincias, una de cada lado, el puente así pareciera una versión tercermundista de la península intercoreana. Pero más allá de comparaciones sobreimaginadas, en el aislamiento general de las ciudades y pueblos del país, Balsa las Perlas se lleva una de las peores tajadas, ya que el estar tan cerca de la capital mas grande la Patagonia nunca significó un desarrollo por cercanía, al contrario las desigualdades se vuelven más latentes.

Como estrategia y no sin consecuencias, gran parte de la población de La Balsa esquiva domiciliarse en su localidad, es entendible,en Neuquen están más amparados en cuanto al acceso a la salud pública sobretodo, ya que viajar 25 km para cualquier accidente, turno o trámite médico hasta Cipolletti, no es solo un pésimo plan, sino que es imposible para quienes no tienen los recursos.

A todo esto, Carlos sigue contabilizando las puertas que les cerraron en la cara a él y al grupo organizado de vecines, cuando acudieron con el amparo judicial en mano a las autoridades pertinentes:

«Con la decepción a flor de piel, vamos a la Intendencia de Cipolletti y solicitamos entrevista con el intendente Di Tella (dejando copia del amparo). Nos dio una entrevista para 48 hs. más tarde con el Dr. Moruaga, Secretario de Gobierno de Cipolletti y ex Vice Ministro de Salud de Río Negro, desde 2014 a 2019 (médico él, igual que Di Tella). Dijimos ¡Bueno, va a entender!
No. No entendió que tenemos 6 horas de atención de clínica médica por semana para 20000 habitantes. No entendió que no tenemos pediatra alguno para más de 10000 niños y adolescentes.
No entendió que no tenemos una ambulancia activa y guardia de 24 hs.
En síntesis: NO ENTENDIÓ. Sólo dijo que se comunicaría con el Ministerio de Salud y que no sabía si lo iban a atender. Cinco años de Vice Ministro y no sabía si lo iban a atender… ¿raro, no?
La semana pasada se le preguntó al Ministro de Gobierno Rodrigo Buteler (cuando contestaba preguntas sobre el cajero automático): ¿Por qué el ministro de salud ignora el amparo judicial? ¿No somos todos iguales ante la ley? JAMÁS CONTESTÓ, por eso suponemos que le habrá informado a la Gobernadora Anabela Carreras, ¿no?».


Rogando

En La Balsa el transporte público llega en un sólo colectivo que está en manos de la empresa Índalo, operaría del servicio con Neuquen, la luz la provee la Cooperativa Calf, también de allí, sin embargo las redes de tendido eléctrico son insuficientes. La red de gas aún ni se asomó, lo mismo que ningún servicio bancario, como un cajero móvil por ejemplo, así mismo las estaciones de combustible se ubican recién en cercanías la Ruta 22 ¿el agua potable?, tampoco, no hay planta potabilizadora, pese a un reclamo extendido y solicitado para construir una, así a la deriva, cada barrio se provee como puede, con agua de pozo o agua directo del río clorificada; una práctica ya incorporada en el sentido común de La Balsa: cada familia según sus posibilidades cruza «el charco» para cargar sus envases con agua potable del lado de Neuquen.

Una consecuencia de estas carencias: indicadores en las mediciones bromátológicas evidencian un aumento en la contaminación de capas acuíferas del subsuelo para los barrios que siguen consumiendo agua de pozo. Porque en La Balsa también hay diferencias económicas que influyen en la distribución acotada de bienes, así pueden verse sobre la costa, casonas al estilo rural con sauces llorones pintando sus fachadas y un poco más lejos, pateando para la maceta, afloran las casillas y ranchadas que buscan alguna sombra para no prenderse fuego con el sol de los veranos, cada vez más infernales.

Y si le sumamos a todo este combo, el estado excepcional en el que está el mundo entero por el avance del Covid 19 y las dificultades económicas de los sectores trabajadores, no cabe más que esperar lo que lamentablemente están experimentando, no hay provisiones de alimentos y quienes tienen un salario a fin de mes juntan lo que pueden, en colaboración con comerciantes para ayudar a los que menos tienen.

«Y así entramos en la pandemia y la cuarentena: sin médicos, sin guardia, sin ambulancia. Balsa las Perlas sigue ROGANDO que nadie se infecte. Hoy, 10 de abril de 2020, y después de 33 años de abandono de quienes fueron elegidos para gobernar, y lo peor, de quienes fueron nombrados «supuestamente» para protegernos y defendernos, el lunes 6 en el barrio Costa Esperanza falleció un vecino (flia. Reuque) desangrado por un corte trabajando con su amoladora. ¿Se hubiera salvado con guardia y ambulancia? La verdad no lo sabemos, no somos médicos. Pero si sabemos que, si una ambulancia hubiera podido salvar su vida, el resultado habría sido el mismo, porque no hay ambulancia ni guardia médica en Balsa».


Aislados en el olvido

La Balsa está aislada, atrapada, más que en un limbo jurisdiccional, en los resultados de la incorrecta intromisión de la provincia de Río Negro y el gobierno de Cipolletti, que literalmente dejaron al pueblo librado a su suerte, atrapado en las consecuencias de las malas decisiones del pasado que nunca tuvieron en cuenta su soberanía e imposibilitó, por cuestiones obvias de logística e infraestructura, que sus habitantes puedan administrar sus recursos económicos y planificar un desarrollo socio urbano autónomo, acorde a sus necesidades humanas y atendiendo a su propia dinámica demográfica, productiva y cultural, en definitiva, a su independencia política.

Lejos de esa coyuntura, por ahora el reclamo inmediato y urgente del pueblo de La Balsa, es que al menos Defensa Civil coordine la implementación de salas de aislamiento para posibles contagiados, ya que no poseen un programa preventivo diseñado por el municipio de Cipolletti y no pueden pueden atravesar la ciudad de Neuquen por las restricciones en la circulación, por lo que además exigen a la gobernadora Arabela Carreras que implemente el Protocolo para Poblaciones Aisladas,de acuerdo a la disertación del presidente Alberto Fernández el 10/04.

Por su parte, el intendente Di Tella, en coordinación con el intendente de Neuquen, Mariano Gaido, anunció llevar un cajero móvil del Banco Provincia de Neuquen junto a la dependencia policial que custodia el acceso al pueblo, y queda rodando un supuesto y posible proyecto de, Plan Director que viene armandose de acuerdo en desacuerdo con los entes de la provincia ¿tendrán en cuenta la visión de la comunidad para su desarrollo?, una duda que queda pendiente.

Una certeza bastante clara es el descargo final de Carlos Monteira del Plenario Intervecinal de Balsas las Perlas: que el gobierno de Río Negro, encargado de ejecutar las medidas para salvaguardar la salud de los ciudadanos de su provincia y la Defensoría del Pueblo de Río Negro cumplan con sus deberes constitucionales.

«Pregunta: Si ocurre otro accidente a un niño, o adulto, en Balsa, sin ambulancia ni guardia ¿quién responde? Señores gobernantes, señores defensores, si alguien pierde la vida por este abandono y desidia ¿lo vamos a volver a llamar accidente o como lo que realmente es: ¿ABANDONO DE PERSONA E INCUMPLIMIENTO DE LOS DEBERES DE FUNCIONARIO PÚBLICO?
Por favor, quién escuche esto, más si es periodista, por favor difunda y visibilice lo que está pasando en Balsa. Muchas gracias. Soy Carlos Monteira, delegado del barrio Puente Santa Mónica e integrante del Plenario Intervecinal de Balsa las Perlas…».

 

redacción Emanuel Gimenez, entrevista radial, Omar Gonzales

7 Respuestas a “Pandemia en Balsa las Perlas: un testimonio revela el abandono que sufren desde el gobierno de Río Negro”

  1. Excelente Redacción. Muy justo pedido ojalá que éste tema burocrático se solucione pronto. Conozco y doy fé del desamparo de los habitantes que en éste lugar padecemos. Mi marido Francisco Gutiérrez hoy con 79 años fue uno de los primeros habitantes del barrio Lembey, hace más de dieciocho años. Organizado con un grupo de vecinos para tener agua, trabajaron rudamente «por el suelo agreste, hacer zanjas, conseguir máquinas y caños para poder obtener el líquido esencial para el barrio por inclemencias climáticas y conecciones rústicas ésta red está sufriendo deterioro, pagar un mínimo de cuota para mantención se hace imposible por los pocos vecinos que colaboran. Es un deber hacer llegar a todos los medios de comunicación ésta nota. Tobares Bilma 14821027

  2. Me parece perfecto que se luche por una mejor calidad de vida para un barrio tan grande como Balsa Las Perlas,pero no ofendiendo y maltrato al personal de salud que allí trabaja ,somos un grupo de gente que trabaja con mucho cariño y respeto todos los días en ese centro de salud,lo invitamos al caballero a conocernos,por si es de su interés permanentemente vamos 2 médicos de trayectoria en salud pública (generalista y clinico),2 agentes sanitarios,2 licenciados en enfermería,2 choferes y un personal de servicios generales,1 odontóloga,y determinados días concurren 3 especialistas mas,dermatóloga,gerontologa y medico consejero en salud reproductiva.Que su lucha se positiva pero no nos ofenda (hoy te aplaudo y mañana te ofendo).Atte personal del Centro de Salud de Balsa Las Perlas.

  3. Me voy tomar el atrevimiento de disentir en algún punto con vos Alicia. Primeramente te voy a informar que quienes habitamos en este lugar no nos consideramos cipoleños, por lo tanto ningún barrio. Pero, por otro lado quiero que quede claro que estamos lejos de atacar al personal de la Salita. En todo caso, consideramos que estamos colaborando para que ese personal no esté trabajando en las condiciones que está. Además, me parece que ningún profesional debería tomar como un ataque que pidamos condiciones dignas de salud para la población. Lxs casi 20.000 no creo que podamos estar bien atendidos cuando ni siquiera hay atención las 24 hs. No hay ambulacia, no hay especialistas y si cambiamos el domicilio nos toca pedir un turno en Cipo y viajar 25 km. para ser atendidxs. Sin ir más lejos, anoche falleció un vecino y al no haber ni ambulancia, ni atención fue llevado por un niño (13años) hasta Valentina Sur para que la policía lo acercara al hospital Bouquet Roldán, si esto no es abandono ¿Qué es? Reclamamos a las autoridades de Salud un poco de respeto por la VIDA.

  4. ¿Qué clase de periodistas son? Lleno de información errónea y malintencionada. Investiguen antes de informar,bah, quieren informar?
    Rincón de las Perlas, tal es su nombre real, está lleno de proto políticos y delegados que no eligió nadie. Vamos muchachos, sean serios…

      1. La entongada serás vos. Porqué no nos contás cómo llegaron ustedes a Las Perlas? Muy lindo lo que escribiste en facebook pero no tenés idea de la historia del pueblo.Yo llegué en el 84 cuando el viejo Lembeye me regaló un terreno para hacerme mi casa. En 35 años vi pasar a un montón de protopolíticos como ustedes, desde Rapanelli y Contreras pasando por Medina , los comisionados, Cressatti, Padilla y todos los que buscaron un puestito en Cipolletti. Donde está el de la radio que la jugaba de revolucionario? Está dando talleres para la municipalidad. Ustedes son todos iguales, solidarios con lo ajeno buscando como rapiñar algo del estado con la careta de estar preocupados por los vecinos. Los referentes barriales quién los eligió? Se eligieron entre ustedes.

        Si van a hacer política sean serios, fórmense e infórmense de como son las cosas.

        Hector Lorrategui

  5. Alicia, me parece que tendría que decir cuántas horas por semana (días, además de horarios) el personal que usted menciona se encuentra trabajando en la salita. Si un médico generalista trabaja de 7 a 9 de la mañana para atender a 18000 habitantes y dos de esos cinco días hábiles atiende pacientes sanos ¿cree usted que eso cuenta y da respuesta como centro único de atención para la comunidad? Mi vecina viaja con un bebé a las siete de la mañana a Valentina para poder ser atendida por un pediatra ¿quizá eso explique como es que no es usted la que demanda mayor infraestructura? Da por sentado que nadie conoce la verdadera atención que brinda la salita, que no se valoran los esfuerzos que allí se realizan. Está muy equivocada, es más bien todo lo contrario. La empatía por conocer las condiciones de la salita y la forma en que ustedes trabajan también nos moviliza. Y Alicia, una ambulancia que adentro no tiene nada, no es una ambulancia, es un camión de carga! Sin contar que no cuenta con un paramédico para acompañar al paciente y que además no trabaja después de cierta hora (bastante temprana!). Honestamente, debe explicarse, porque es incomprensible su mirada…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.