«Memoria y lucha por Carlos, en casa»

El 4 de abril de 2007, el maestro Carlos Fuentealba fue asesinado por el Estado neuquino en el marco de una huelga del sindicato docente ATEN, que había decidido hacer un corte de la Ruta 22 a la altura de Arroyito.

Sandra Rodriguez, compañera de Carlos Fuentealba. Foto: radionacionalchosmalal.com.ar

Para garantizar la libre circulación de la ruta, el gobernador de Neuquén Jorge Sobisch ordenó a la policía provincial reprimir a los manifestantes. Dialogamos con su compañera de vida, Sandra Rodriguez.

La muerte de Fuentealba, en el contexto de la lucha por el salario y por haber sido en un escenario represivo, lo puso como la cara visible del reclamo docente.

Luego de su muerte, el país se paralizó por el asesinato de un maestro. Las marchas se multiplicaron y el reclamo ya no fue sólo salarial. Era importante encontrar a los responsables y juzgarlos.

Así es que hasta hoy, la imagen del maestro neuquino sigue siendo una bandera de los que reivindican la educación pública y abogan por salarios y condiciones laborales dignas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.