En Bolivia hay un golpe fascista conformado por los comités empresariales

En Bolivia se consumó un golpe de Estado contra el electo presidente Evo Morales Ayma. En la tarde de ayer, Evo y el vicepresidente Álvaro García Linera realizaron una conferencia de prensa, donde anunciaron su renuncia para frenar la ola de violencia golpista que está atravesando el país desde hace unos días, con persecuciones e incendios de casas de funcionarios del gobierno y ataques a medios públicos, «renunciamos para que no sigan quemando casas, intimidadas nuestras familias y amenazadas, por eso renunciamos» confirmó Evo quien también finalizó con un discurso histórico exclamando, «la lucha sigue».

Por Emanuel Gimenez

Fue una renuncia forzada por el comandante general de la Fuerza Armada de Bolivia, Willimas Kaliman y acompañada por los sectores políticos opositores bajo la figura de Luis Fernando Camacho, quien pertenece a una familia tradicional de las élites conservadores de Bolivia y actualmente es presidente del «Comité Cívico», que representa a sectores latifundistas del Oeste de Bolivia. En estos últimos días se conformó como dirigente del proceso golpista y luego de la renuncia forzada de Evo Morales, ingresó al Palacio Quemado -antigua sede de gobierno- donde depositó en el suelo una bandera de Bolivia y una biblia.

Adriana Guzman Arroyo del Feminismo Comunitario y Antipatriarcal Plurinacional de Bolivia realizó una descripción detallada de la situación caótica actual, dando un perfil de Fernando Camacho y Carlos Mesa, lideres de la oposición de derecha, quienes están detrás del golpe:

«Este es un golpe fascista llevado a cabo por los comités cívicos, que son comités empresariales de terratenientes, es un golpe de Estado porque las Fuerzas Armadas y la Policía están de su lado. Además es un golpe a las organizaciones sociales porque está basado en al racismo. Luego de la renuncia de Evo han desatado una persecución y un estado de terror para que no haya una transición constitucional, sino para que se acepte lo que ellos están planteando que es una junta cívico – militar».


Adriana Guzman Arroyo del Feminismo Comunitario Plurinacional de Bolivia

Los medios de comunicación hegemónicos internacionales titulan la salida de Evo como una renuncia pactada, pero evitan hablar del proceso golpista que se puso en marcha y lo llevó a tomar tal desición. Antes de que lo haga el presidente, varios funcionarios venían dejando sus cargos a una semana de las elecciones nacionales, por persecuciones, amenazas y hechos de violencia extrema, entre ellos el saqueo de la casa del ahora ex mandatario boliviano. Además, las autoridades del Tribunal Supremo Electoral, María Eugenia Choque y Antonio Costas, fueron detenidos y esposados por la policía.

Cuando Evo y su vice anunció su renuncia desde Chapare, luego haber despegado de la ciudad de El Alto en horas de la tarde de ayer. Los sectores golpistas en la Paz festejaban el golpe como un «triunfo democrático».

El escenario político es de mucha confusión, detenciones, toma de espacios instituciones por parte de sectores de la oposición golpista, saqueos en los puntos más poblados del país, funcionarios solicitando asilo en embajadas, como la de México. Así mismo, Evo confirmó en su cuenta de twitter una orden de detención ilegal en su contra.

https://twitter.com/evoespueblo/status/1193702186024361985

El último twitter de hoy alude a la responsabilidad política de Mesa y Camacho para lograr la paz del país, quienes en vistas de lo que sucede y con las autoridades legales depuestas, están iniciando un proceso de organización del poder junto a las Fuerzas Armadas.

A pesar del blindaje mediático, las denuncias sobre un Golpe de Estado recorre el mundo y el continente, Lula Da Silva, Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández, Nicolás Maduro, Gustavo Petro, Pablo Iglesias y Jeremy Corbyn, junto a movimientos sociales y partidos políticos se pronunciaron en contra del proceso destituyente. Los gobiernos de derecha, como el de Mauricio Macri, Sebastián Piñera en Chile, o Iván Duque en Colombia guardan el mismo silencio que durante la ofensiva golpista pos elecciones.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1089261513.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: