Estudiantes universitarios diseñaron un recolector de frutas para evitar lesiones

En el marco de la materia Ergonomía en Diseño Industrial 2 de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN), a cargo del docente Pablo Rodríguez, estudiantes idearon un proyecto para mejorar las condiciones laborales de los cosechadores y las cosechadoras rurales.

El objetivo del diseño es mejorar la eficacidad y eficiencia dentro de la actividad cultural de cosecha, abordando posturas, movimientos, gasto energético y esfuerzos de los trabajadores que generan lesiones y enfermedades.

Los y las estudiantes de la UNRN crearon cuatro maquetas funcionales que abordaron las problemáticas de gasto energético, posturas, esfuerzos, movimientos, volúmenes de carga y pesos, de los trabajadores y las trabajadoras, para así evitar lesiones y enfermedades en los mismos.

En primer lugar los y las estudiantes realizaron un trabajo de campo donde abordaron la problemática de la actividad frutícola. Se trabajó en conjunto con el INTA, sindicatos, productores y trabajadores rurales.

Dentro de la investigación se encontraron falencias en el sistema de recolección de frutas, de trabajo manual y de carga pesada con mucho esfuerzo físico. Entre los recolectado, se detectaron problemas en posturas de los trabajadores, lesiones temporales y/o agravadas y complicaciones en la cosecha misma.


Los alumnos y las alumnas analizaron que el recolector evolucionó muy poco en los últimos 150 años, es decir que se sigue cosechando prácticamente igual.

En las maquetas ideadas por los y las estudiantes, se reflejaron las características actuales del sistema de recolección, pero mejorándolo para que se apliquen aspectos ergonómicos, haciéndolo más usable y eficiente para el usuario, no solo que sea más liviano, sino también para que tenga refuerzos en las zonas claves donde a futuro los trabajadores tienen muchos accidentes o deterioran zonas de su cuerpo.

Los materiales que se utilizaron son tela y lona, haciendo el equipamiento más flexible y liviano para transportarlo. Además, se planteó que sea ajustable para todos los tipos de trabajadores, en cuanto a altura y peso, teniendo como posibilidad que con las manijas que se agregan el usuario pueda controlar la bolsa, desplegarla y tener mayor control para descargar la fruta.

Los recolectores planteados tienen la misma capacidad que el existente, entre 18 y 20 kg, «pero con aspectos que lo hacen más eficiente a la hora de su utilización para proteger la salud del trabajador» explicaron sus realizadores.

Fuente: Prensa UNRN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: