Casi 90 familias están participando de la toma de terrenos  en la zona de Paso Córdoba, en tierras privadas. A pesar que funcionarios municipales y de la justicia fueron al lugar, tras tres semanas de ocupación, la situación sigue igual. Esta semana tienen previsto trasladarse a Roca para plantear su problemática.

mirandamarcelof

Cuando se llega a la toma, que esta ubicada a la vera de la ruta provincial 6 y casi un kilómetro del puente sobre el Río Negro, una cinta roja y blanca impide pasar al predio. En las casi 3 hectáreas están instaladas carpas en medio de divisiones realizadas por los vecinos. Para tener un lugar más acogedor construyeron una edificación con palos y lonas donde permanentemente esta prendido un fuego y en torno al cual juegan una docena de niños y niñas.

En el resto del terreno tomado están ubicadas carpas y baños que fueron construidos con palos y lonas. En un acuerdo que se llegó con integrantes de la toma, no se ingresan elementos para la construcción, sólo comida, leña  y agua. Ricardo,  referente de la toma, se encargó de desmentir que algo de lo político partidario este mezclado con la toma. “Nos vamos a quedar acá hasta que nos den una respuesta” afirmó.

Ricardo, vecino de la toma 2 de abril

Belén, una de las vecinas que encabeza la toma, explicó que la mayoría son parejas jóvenes, con niños y niñas, que viven en las “calles ciegas”, es decir a los costados de canales y desagües. “Estamos colgados de la luz y tomamos agua de pozo, gas no tenemos porque no tenemos los papeles de nuestros terrenos”. Muchos residen en lugares fiscales llamados “Buenos Aires chico, Mar del Plata y Bahía Blanca” y realizan tareas rurales o trabajan en la construcción.