En la Argentina, casi un cuarto de la población no tiene acceso lo básico para vivir

La Universidad Católica Argentina dió a conocer un estudio donde toma varios parámetros para definir la pobreza, entre ellos, el acceso a servicios básicos como salud, educación, vivienda y empleo. Según el informe, al 2018, 23 por ciento de la población tienen estas carencias multidimensionales.

Foto: voz entreriana

El propósito del informe del Observatorio de Deuda Social Argentina radica «en la elaboración de una medida de pobreza que contemple distintos elementos que involucran tanto el bienestar a partir de la capacidad de agencia que otorgan los ingresos para acceder a bienes y servicios en el mercado, como así también el goce de una serie de derechos sociales y económicos consagrados en la legislación nacional e internacional» explica en los primeros párrafos.

La metodología aplicada para la construcción de la matriz de pobreza multidimensional reconoce el carácter multidimensional de la pobreza a partir de la confluencia entre dos espacios de privación cualitativamente distintos a) el espacio del bienestar económico, y b) el espacio asociado al
cumplimiento de derechos sociales.

«Una persona será pobre si forma parte de un hogar que es carente tanto en el espacio del bienestar como en el espacio de los derechos sociales».

Según el informe de la UCA «en 2018 tuvo lugar un importante incremento de la pobreza en un contexto fuertemente inflacionario y de estancamiento económico. Tras el descenso observado en 2017, 2018 asume el
valor más alto de la serie, afectando la pobreza al 23% de los hogares y al 31% de la población. Esta tendencia se explica principalmente por el deterioro de los ingresos de los hogares que no eran pobres por ingresos pero se encontraban en situación vulnerable en relación a las dimensiones de derechos consideradas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: