Según el gremio de Camioneros, 300 trabajadores no tienen certeza de su continuidad laboral después que la empresa Mirasal no ganara la licitaciones para prestar servicios con la petrolera estatal YPF. Ayer hubo protestas en los pozos y en la ciudad de Allen ante la incertidumbre por la continuidad laboral. Gendarmería fue convocada para asistir a la petrolera estatal que no puede sacar el barro que genera la actividad de hidrofractura.

Foto y video: Agustín Orejas

En un comunicado de prensa de la empresa YPF se explicó que en agosto se realizó una licitación que fue ganada por cuatro empresas, ninguna de las cuales era Mirasal. También se explicitó que se pidió a las compañías que ganaron la licitación que absorbieran la mano de obra de la empresa que no ganó la compulsa “lo antes posible”.

Mirasal comenzó a funcionar en Allen  a principios del año 2011 ejecutando obras civiles de campo, electromecánicas, montajes, tendidos de ductos, construcción de locaciones, movimientos de suelos, construcción y mantenimientos de caminos, mantenimiento de plantas de gas y petróleo, equipos especiales para transporte de cuting (barro producto de la hidrofractura), transporte de cargas líquidas y sólidas.

Cuenta con mas 300 colaboradores directos, en total cumplimiento con la legislación provincial vigente de compre y mano de obra local.

Uno de los principales argumentos esgrimidos en el Concejo Deliberante de Allen para aprobar la perforación de casi 400 pozos en la zona rural, donde convive con la producción frutícola, fue la generación de puestos de trabajo y la reactivación de la economía local. Las empresas que ganaron la licitación, Servipet, Pecom, Peduzzi y Fridza, no tiene actualmente base en la localidad rionegrina de la envergadura de la empresa Mirasal.