Cerca del mediodía del sábado se conoció la información sobre un nuevo derrame en el  pozo Fernández Oro que produjo  preocupación en la localidad de Allen. Con el pasar de las horas se supo que gran cantidad de litros de agua utilizada en la hidrofractura fueron expulsada del pozo y estuvieron a pocos metros de contaminar una laguna conectada con el río Negro.

@mirandamarcelof

En el lugar se montó un operativo de la policía provincial que,en principio, se ocupó de realizar la empresa privada de seguridad Securitas, la que impedía el libre acceso en el camino rural.

De acuerdo a la breve explicación brindada por la empresa YPF, agua de retorno, barrio y gas fue liberado del pozo EFO 355 tras lo cual se montó un operativo para evitar que se afectara una laguna aledaña. El pozo se encuentra a poco más de 200 metros de una plantación de peras y a pocos kilómetros del cauce principal de Río Negro.

Uno de los tantos camiones que llegó al lugar para “recuperar” el agua que salió del  pozo de hidrofractura

En el lugar se congregaron gran cantidad de operarios y maquinarias para abordar la situación. También estuvieron presentes operarios del DPA que solicitaron información sobre las características del incidente teniendo en cuenta que a pocos kilómetros río abajo se encuentra la toma de agua que provee a la localidad de Allen.

“A los gobernantes les interesa extraer el gas a cualquier costo”

En un video publicado por la F.M. Libra de Allen se puede observar que el agua de retorno cubrió parte de la base operativa que circunda el pozo. Al lugar llegaron camiones que tienen el objetivo de levantar el líquido para que posteriormente se tratado.

En la actualidad existen más de 300 pozos de hidrofractura en la zona rural de Allen a los que se sumarán 93 más que aprobó recientemente el concejo deliberante. Este incidente es uno de los tantos que se produjeron desde que la localidad del Alto Valle permitió la extracción de petróleo y gas mediante la técnica de hidrofractura.