45 senadores apoyaron el presupuesto, 24 lo rechazaron uno se abstuvo. Después de 13 horas de debate, el Senado aprobó el presupuesto que contempla un fuerte endeudamiento para pagar intereses de deuda externa y ajuste en sectores como educación y vivienda. También se aprobó el consenso fiscal que firmaron 19 gobernadores, entre ellos, el de Río Negro, Alberto Weretilneck. Se realizaron protestas en distintos lugares del país rechazando el contenido del presupuesto.

En su exposición, el senador por Río Negro, Miguel Pichetto calificó al presupuesto “como malo, de ajuste, elaborado en el marco de dos corridas bancarias”. Al analizar los números de la denominada “ley de leyes”, el rionegrino destacó que “el 74,5% del gasto primario es el gasto social. Toda el alma sensible de la Argentina está ahí”. También consideró que de no crecer “5 puntos por año, este esquema económico no se sostiene”.

El presidente del Bloque Justicialista en el Senado, alentó un cambio de rumbo económico y propuso una convocatoria a un gran acuerdo político para evitar “un escenario de default que es posible.” Destacó que “muchos de los que dicen defender a los pobres deben saber que en un posible escenario de default son precisamente los pobres los que más pierden”.

Anteriormente habló la senadora por Buenos Aires, Cristina Fernández de Kirchner (Frente para la Victoria-PJ) quien afirmó que “no se está discutiendo una ley de presupuesto pensado para tener un modelo de desarrollo y de gestión desde el Estado. Estamos frente a planillas que fueron diseñadas para cumplir con el déficit cero”. En ese punto y luego de repasar diferentes experiencias de déficit cero en el mundo, como la de Portugal en 1998, o la de Pakistán, o la de Argentina en el 2000 o Grecia, dijo que “no se conoce ninguna experiencia exitosa en aplicar el famoso déficit cero”.

La legisladora calificó al diagnóstico económico del gobierno como “malo. Ya que ustedes conciben al déficit fiscal como el gran problema de la economía, cuando, ya lo dije el año pasado, que el gran problema es la falta de dólares. No estoy diciendo viva el déficit fiscal, estoy diciendo que puede ser un instrumento contracíclico en momentos de recesión”. La senadora consideró que “no se sale de la recesión ajustando el gasto público. Al contrario, ese sacrificio no va a tener resultado y la recesión se va a profundizar“.

Fernández de Kirchner concluyó su exposición diciendo que “votando este presupuesto no se le hace ningún favor a la gobernabilidad. Ni mucho menos a la sociedad argentina”.

El senador por Formosa, Luis Naidenoff (Cambiemos) fue el encargado del cierre de la sesión y de la defensa del presupuesto. “A diferencia de años anteriores y desde el Poder Ejecutivo no venimos a ocultar la realidad sino a asumirla como tal. Qué pasó desde que asumió Cambiemos. Se sonrojan porque llegamos al Fondo Monetario Internacional. No había conciencia del país devastado en el que le tocó a asumir a esta conducción”, afirmó el senador formoseño.

Fuente: Senado de la Nación.