El 5 de noviembre de 2011 se lo vió por última vez al joven salteño que llegó a la zona de valle medio para realizar trabajos de obrero rural. Por su desaparición y muerte fueron condenados siete policías de Río Negro que  siguen en libertad porque su sentencia no fue confirmada por el Superior Tribunal de Justicia.

Una de las tantas marchas para pedir por Daniel Solano. Foto: P.O.

El “caso Daniel Solano” es un ejemplo de impunidad y confluencia de diferentes actores con poder como para ocultar el secuestro y asesinato de un joven que vino a Choele Choel a trabajar. En la trama estan involucrados policias, un juez, un fiscal, una empresa contratista argentina y una multinacional como Expofrut.

Si bien lo más llamativo es que los siete policías siguen en libertad, los abogados de la familia Solano, Leandro Aparicio y Sergio Heredia calculan que existen 20 casos más como los de Daniel Solano.

Toto comenzó con un reclamo por mal liquidación de haberes que realizó Daniel Solano a directivos de la empresa contratista. Los valores eran inferiores a los prometidos cuando fueron contratados en Salta. Esa misma noche, el joven trabajador fue sacado del boliche Macuba y nunca más se lo vio. Durante el juicio que se realizó en la ciudad judicial de Roca se comprobó que, por lo menos siete policías, estuvieron involucrados en el secuestro y asesinato de Daniel Solano. 

Después de varias pistas falsas, que fueron “compradas” el fiscal y jueza de instrucción de la causa, la presión social hizo posible re encausar la investigación.

Quedó probado que la empresa Agrocosecha estafaba a los trabajadores pues le retenía un monto que no correspondía de lo que debía pagarle por parte de la empresa Expofrut. Del juicio también se derivaron otras causas como el tráfico de drogas que se realizaba en el mismo colectivo que transportaba a los trabajadores golondrinas de Salta a Río Negro.

Este fin de semana se realizaron distintas actividades para recordar a Daniel Solano en Choele Choel. También fue homenajeado Gualberto Solano, papá de Daniel, que falleció antes de que culminara el juicio y que estuvo desde el primer momento buscado a su hijo.