Con el testimonio del Perito Luis Ángel Alonso, integrante de Criminalística de Gendarmería Nacional, comenzó la rueda de testigos en la tercera semana del juicio por los asesinatos de Sergio Cardenas y Nicolás Carrasco en junio de 2010 en San Carlos de Bariloche. El perito confirmó que las cinco balas extraídas de los cuerpos de Carrasco y Cárdenas fueron disparadas por escopetas y no por “tumberas”, armas de fabricación casera.

Foto: ADN

El perito Alonso se desempeñaba como jefe de la Policía Científica del Escuadrón 34 de Gendarmería Bariloche en el mes de Junio de 2010. Alonso realizó una pericia solicitada por el Fiscal Marcos Burgos, formando un equipo de trabajo interdisciplinario con el físico Pregliasco.

El perito evaluó que los disparos que impactaron en Sergio Cárdenas y Carrasco eran de una “..Una sola trayectoria, no se puede evaluar, no era un impacto directo, sino un rebote…” Afirmó. En el otro caso,-Carrasco- según la autopsia tuvo cuatro disparos. Trabajaron con tres postas. El rango de distancia desde donde se efectuó el disparo, de acuerdo a sus conclusiones,  oscila entre los cuarenta y sesenta metros”.

 Alonso  afirmó que  Cárdenas estaba apoyado en una pared y Carrasco en la vía pública. En el trabajo de pericia, se comparo las postas y coinciden , las extraídas de los cuerpos y las secuestradas. Es decir  y de acuerdo al trabajo pericial realizado, que las heridas que presentaban  las dos personas víctimas fueron disparadas por escopetas.

Fuente: Poder Judicial Río Negro