Con un cartel que indica el lugar y los crímenes que se cometían, ayer fue señalado el predio donde funcionaba “la escuelita”, el centro de detención clandestino durante la dictadura cívico-militar en Neuquén capital. Si bien el edificio fue demolido, al igual que su homónimo de Bahia Blanca, carteles de grandes dimensiones ubican los lugares donde funcionaban.

Foto: Sebastian Fariña Petersen. LMN

Con la presencia de detenidos, madres de Plaza de Mayo y funcionarios,  la señalización se realizó en el marco de la Ley Nacional 26691, que declara sitios de la memoria del terrorismo de Estado a los lugares donde funcionaron centros clandestinos de detención y tortura. 

En el lugar, un predio de cuatro hectáreas, se pretende construir el Parque de la Memoria, destinado al desarrollo temático de la educación, promoción y defensa de los derechos humanos. Ines Ragni, de Madres de Plaza de Mayo Alto Valle, relató cuando, hace más de 30 años, junto a su esposo, ingresaron al Batallón para buscar a su hijo desaparecido. Según Ragni, “mi hijo nunca salió del cuartel, ¿donde esta?”.

La cartelería esta ubicada en las calles Lanín y Chaco, en un predio que funcionó en el predio  Batallón de Ingenieros de Construcciones del Ejército. En el lugar fueron detenidos las personas que eran secuestradas en el norte de la Patagonia, previo paso por la Comisaría de Cipolleti y la delegación de la Policía Federal de Neuquén.

Después de estar en este lugar, los detenidos, muchos de los cuales permanecen desaparecidos, eran trasladados en avión hacia Bahía Blanca. Entre los detenidos se encontraban estudiantes de la carrera de servicio social Neuquén que fueron secuestrados en el transcurso de una semana. Antes de fin de año se esperaba un nuevo tramo de los juicios que se realizaron en la zona para juzgar los crímenes de Lesa Humanidad cometidos en el Alto Valle, aunque hasta el momento no fue confirmada la fecha.

Fuente: propias, Madres de Plaza de Mayo Alto Valle y diario LMN