El Tribunal compuesto por la jueza María Evelina García Balduini y los jueces Gastón Martín y Oscar Gatti darán a conocer la sentencia por el secuestro y asesinato del joven salteño Daniel Solano.  La fiscalía y la querella pidieron prisión perpetua en tanto la defensa de los siete policías imputados solicitaron la absolución “por el beneficio de la duda”. El juicio reveló no solamente una multiplicidad de actores que participaron del hecho si no que también se dieron a conocer situaciones de tráfico de drogas y la trata de personas  a los que eran sometidos los trabajadores.  De acuerdo a la teoría de los abogados de la familia Solano, la empresa Agro cosecha estafaba a los trabajadores en el pago de sus salarios y esa fue la razón por la que Solano reclamó en las oficinas de la empresa. Al poco tiempo del reclamo por los jornales mal liquidados, se produjo el secuestro y desaparición de Daniel. A la fecha, el cuerpo del joven no fue encontrado.


 

 


El juicio es uno de los más extensos que se realizó en la justicia rionegrina, contó con 300 testigos, la mayoría presentados por la querella, y durante la realización de las audiencias, que se ustanció durante todo el primer semestre del 2.018, se desnudó una trama de complicidad para ocultar el secuestro y asesinato del joven salteño que había venido a trabajar para una empresa tercerizada de la multinacional Expofrut y desapareció en noviembre de 2.011.

Por el hecho fueron imputados siete policías de la fuerza de Río Negro; Sandro Berthe, Pablo Bender y Juan Barrera como presuntos autores del delito de desaparición forzada. Como presunto partícipes primarios fueron juzgados Pablo Abarran Carcamo, Pablo Quidel y Diego Cuello en tanto Hector Martínez  como partícipes secundarios.

Durante el transcurso del juicio fue llamativo los aprietes y amenazas sobre los testigos a tal punto que el tribunal debió disponer del arresto de un comisario que amenazó a un testigo a las puertas de las sala de audiencias. A pocos días de culminar el proceso de declaración de testigos, producto de un fuerte estrés por la situación, falleció Gualberto Solano, papa de Daniel, que desde el principio se trasladó desde Salta para exigir justicia por su hijo.

 


Podés leer todas las crónicas realizadas por Antena Libre desde hace siete años a la fecha por el Caso Daniel Solano


 

Gualberto Solano, papá de Daniel, se trasladó a Choele Choel para pedir justicia. Foto: La Otra Mirada Sur

La fiscal jefe Teresa Giuffrida solicitó la pena de prisión perpetua para los siete policías imputados, sosteniendo la calificación legal de “desaparición forzada de persona seguida de muerte”, dándose por acreditada la co-autoría funcional. Para la querella,  en tanto, fue “homicidio agravado por alevosía”. El abogado querellante Leandro Aparicio afirmó que la muerte de Solano fue “homicidio agravado por alevosía” y argumentó que un reclamo por  sueldos mal liquidados provocó que asesinaran al joven salteño.

 

A la derecha, la fiscal Giufrida, a la izquierda, el abogado Leandro Aparicio. En el medio, de camisa azul, Gualberto Solano.

 

En la última jornada del juicio el defensor particular Pablo Barrionuevo solicitó la absolución de su representado, el policía Juan Francisco Barrera, por el “beneficio de la duda”. Sostuvo que los hechos imputados “no fueron probados” y que su cliente estuvo en su casa la madrugada de la desaparición de Solano.

A su turno el Defensor Público Gustavo Viecens solicitó la absolución “lisa y llana” del imputado Pablo Roberto Quidel y, subsidiariamente, la absolución por el “beneficio de la duda”. Sostuvo que los hechos atribuidos por las partes acusadoras no fueron acreditados ni tampoco lo fue la participación de Quidel en los mismos.

 

En primera fila, los abogados de la defensa. En segunda fila, los siete policias imputados por el secuestro y asesinato de Daniel Solano.

 

En octubre de 2.013, los abogados Sergio Heredia y Leandro Aparicio visitaron los estudios de Antena Libre y relataron los hechos ocurridos en Choele Choel que serían su principal relato en la sustanciación del juicio tres años más tarde. Gran parte de lo relatado por los abogados fue re afirmado por más de 300 testigos en el juicio oral y público realizado en la ciudad Judicial de Roca.

 

 

De acuerdo a los testigos, Daniel Solano fue sacado del boliche Macuba de Choele Choel, la noche del 18 de noviembre de 2.011 por efectivos policiales. Varias testigos afirmaron ver a los policías golpear a Daniel Solano tras lo cual no se lo volvió a ver. La querella inició un búsqueda del cuerpo de Daniel Solano en un jaguel cercano a la localidad, pero después de un mes de trabajo, se desistió de la búsqueda producto de la gran cantidad de elementos depositados en el pozo de casi 80 metros.

De acuerdo a la teoría de los abogados de la familia Solano, la empresa Agrocosecha estafaba a los trabajadores en el pago de sus salarios y esa fue la razón por la que Solano reclamó en las oficinas de la empresa. Al poco tiempo del reclamo por los jornales mal liquidados, se produjo el secuestro y desaparición de Daniel.