El martes pasado, los testigos que declararon en el marco del juicio por la desaparición de Daniel Solano hablaron sobre cómo eran explotados por la empresa Agro cosecha, subsidiaria de la multinacional Expofrut. La metodología  era traer trabajadores para  luego ser explotados en el Valle Medio.  También se describió la mecánica de transporte de drogas, desde Salta, hasta el Valle Medio.



Otro de los puntos que fue abordado, a través de la ampliación de testimonio, es el tráfico de drogas que se realizaba desde el norte argentino, en el  transporte de los trabajadores, para luego ser vendido entre los mismos jornaleros e incluso, descontado de su sueldo.

La droga venia encubierta en paquetes de café de una marca boliviana que eran pegados en el baño del colectivo que transportaba a los trabajadores de acuerdo a la declaraciones del testigo Tufiño. El baño del colectivo, de la empresa “El tucumanito”, no podía ser usado por los jornaleros quienes debían bajarse en distintos lugares del recorrido para hacer sus necesidades.

Otro de los testigos que declaró fue el que vio como le pegaban, los efectivos policiales, a Daniel Solano, la madrugada del 5 de noviembre de 2011 a la salida del boliche Macuba. En el lugar había un patrullero y en el piso una persona que era golpeada por los agentes policiales.