Después de buscar una solución en la medicina tradicional para abordar el sindrome de Toure, una familia de San Antonio Oeste llegó a utilizar el aceite de cannabis para abordar la afección de Joaquín, en ese entonces, de 5 años. La afección provoca una serie de movimientos involuntarios,  gritos, sonidos, entumecimiento de los músculos e impide dormir a quien lo padece. Ahora esperan la decisión de la Jueza Federal de Viedma para cultivar el cannabis, lograr el aceite y seguir con el tratamiento.


Foto: GreenDream

 

María Eugenia Sar, abuela del niño, relató a Antena Libre cual fue el camino que recorrieron para buscar una mejor calidad de vida de su nieto afectado por una enfermedad que le hace tener movimientos y sonidos involuntarios además de impedirle dormir.

A fin de tener el medicamento necesario, pidieron a la justicia federal que los habilite a cultivar cannabis, lograron el visto bueno de la fiscalía pero ahora deben tener la autorización de la jueza federal de Viedma, Marta Filipuzzi.
Actualmente varios países tienen regulados la utilización del cannabis medicinal que al ser utilizado, en el caso de Joaquín, le mejoró sustancialmente la calidad de vida.