Opinión: El Camino, por Mario Alvarez

 

El concejal vecinalista de Roca, Marío Alvarez, aborda la situación planteada por la falta de apertura de la Avenida Roca, hacia el norte de la ciudad, que daría la posibilidad de llegar al CET 33, que comenzará a funcionar el año que viene convirtiéndose en la escuela técnica más grande de Río Negro.


Foto: rionegro.gov.ar

 

Hace 2 años el Intendente de Roca anunciaba que Nación enviaría los dineros necesarios para iniciar la construcción de 231 viviendas en los terrenos que el Servicio Penitenciario Federal le había cedido al Municipio.

Martín Soria había logrado sentarse con el Gobierno Central de la mano de referentes locales del PRO, dejando de lado declamadas diferencias políticas, entendiendo que cuando uno gestiona con inteligencia y en favor de los intereses del pueblo que lo votó, tiene que reunirse con funcionarios nacionales o provinciales (pertenezcan al espacio político que sea), porque son ellos los que en definitiva -por una razón ú otra- tienen las llaves necesarias para abrir las puertas del desarrollo vecinal.

Aquella buena nueva fue especialmente valorada por quienes aguardan el techo propio tantas veces postergado, sin importarles demasiado el color político de los fondos que lo hacen posible. Lamentablemente, por razones que no han sido suficientemente explicadas, la construcción del nuevo barrio está paralizada, y la foto actual de los terrenos sólo abre interrogantes y justifica decepciones.   Mientras tanto, a pocas cuadras se levanta el nuevo CET, que inicialmente albergará a los  alumnos que cursan la especialidad de “Maestro Mayor de Obra”.

La semana pasada, los “padres autoconvocados” llamaron a una reunión invitándonos a tomar nota de diversos reclamos, fundamentalmente la apertura de la Avenida Roca hacia el Norte, buscando así un mejor acceso (más práctico, rápido y seguro) al nuevo colegio que la Provincia tiene previsto inaugurar antes de fin de año.

Sería fácil acceder al pedido si no fuera porque “en el medio” está el predio donde algún día se levantará el nuevo plan de viviendas, rodeado de un cerco perimetral colocado por la empresa contratista.

 

La apertura de la Avenida Roca esta condicionada por el crecimiento de la ciudad hacia el norte

Estamos en presencia, entonces, de cuestiones que –directa o indirectamente- involucran a tres actores principales: Nación, Provincia y Municipio, quienes tendrán que dejar de lado pretensiones partidarias y proyectos electorales para consensuar una solución que posibilite, entre otras cosas: que las 231 viviendas se terminen cuanto antes y se adjudiquen a sus beneficiarios; que más de 200 obreros de la construcción tengan trabajo; que cuanto antes la Avenida  Roca pueda ser prolongada unas pocas cuadras y el nuevo colegio se ponga en marcha en la fecha prevista, recibiendo con las seguridades necesarias a más de 500 estudiantes; que en toda ésa zona se pueda potenciar un “nuevo polo de crecimiento” a partir de dos obras fundamentales y que el Norte de la ciudad empiece a sentirse, de una vez por todas, verdaderamente incluido.

Si el Intendente transita ése camino,  nosotros lo acompañaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: