La jornada del jueves comenzó con la declaración del tribunal respecto a su recusación por parte de la defensa de los siete policías imputados. Se decidió dar curso al pedido y continuar con los testimonios previstos. Los testigos citados hablaron de la presencia de Daniel Solano en el boliche donde fue visto por última vez.


Garcia negó haber visto a Solano pero despúes dijo reconocerlo por la remera. Ante las contradicciones, la querella pidió su detención.

 

Carlos “Tonelada” García, dueño del local bailable, negó conocer a ninguno de los policías imputados pero reconoció que varios trabajaron realizando adicionales en su local. La defensa pidió su detención por las contradicciones en su declaración.  “Yo no ví ningún vehículo” afirmó García, en referencia a la presencia de un móvil policial. El otro testigo fue el animador del boliche que habría pedido que retiraran a Daniel porque, supuestamente, se había sacado la remera.


En anteriores declaraciones, testigos sindicaron que el dueño del local bailable había salido del local para buscar a los efectivos policiales, que posteriormente se lo llevaron del local con dirección al río. La querella tiene la hipótesis que García estaba vinculado con los policías para secuestrar a Solano, en la última noche que se lo vio con vida. Leandro Aparicio y Sergio Heredia,  los abogados de la familia Solano, hablaron con Antena Libre sobre la audiencia de este jueves y las particularidades de los testigos presentes.