En la escuela primaria 317 de Roca, donde también funciona un secundario nocturno, continúan los trabajo de los peritos de la justicia para determinar el estado del edificio después que se presentó un amparo. Los técnicos están realizando pruebas donde utilizan cuatro piletas con agua para saber si la estructura soporta el peso que equivalen a las personas que habitualmente circulan por ese espacio.



 

También podés leer La escuela 317 no tiene clases por trabajos que deberían haber terminado en febrero


En la tarde de ayer, la comunidad educativa realizó un “abrazo simbólico” para remarcar su preocupación por la tardanza en los trabajos. Antena Libre dialogó con Carlos Tolosa, director del establecimiento,  dio detalles de los trabajos y adelantó que podrían habilitarse parte del edificio para el dictado de clases.