En la segunda jornada en el juicio por la desaparición de Daniel Solano, la querella responsabilizó a la empresa multinacional por no controlar el pago que debía hacer la tercerizada agrocosecha. Precisamente por reclamar el pago correcto de jornales Solano habria sido asesinado.


En primera fila los abogados y en la segundo los policías acusados. Foto: Marcelo Miranda

 

Con igual operativo de seguridad pero menos presencia de organizaciones sociales y medios de comunicación, se realizó en la Sala auditoria de la ciudad Judicial de Roca la segunda jornada del juicio que tiene como imputados a siete policías de Río Negro.

En esta oportunidad no estuvo presente Gualberto Solano, padre de Daniel, pues se encotraban con “un fuerte dolor de cabeza” explicó Leandro Aparicio, abogado de la familia. Por recomendación médica y por haber sufrio un ACV, Solano no asistió a la sede judicial.

En la parte final del argumento de la querella para responsabilizar a los policías por la desaparición de Daniel, tuvo un capitulo aparte la responsabilidad que le cupo a la empresa Expofrut, quien utilizaba a la subsidiaria Agrocosecha para contratar y pagar los sueldos a los trabajadores rurales.

“Si Expofrut hubiera controlado a Agrocosecha, Daniel Solano estaría vivo” argumentó la querella que también acusó a la empresa con sede en Córdoba de estafar a los trabajadores realizando una liquidación erróneo de los haberes e incluso, se afirmó que parte del dinero volvía a la empresa Expofrut.

 

El tribunal integrado por María Evelina García, Gastón Martín y Oscar Gatti. Foto: Marcelo Miranda

 

La siguiente jornada se realizará la primera semana de marzo en la sala 5 de la Ciudad Judicial de Roca en tanto se espera que gran cantidad de testigos convocados por la querella lleguen a la zona proveniente de Salta.