Los obreros madereros están cortando los dos puentes que unen Cipolleti con Neuquén. Reclaman el pago de las indemnizaciones de los trabajadores despedidos y denuncian la complicidad del gobierno con la empresa. Se dejan pasar emergencias y ambulancias y se puede transitar con normalidad por el tercer puente.

Franco Vergara, delegado de los trabajadores contó en Radio Antena Libre contó por qué llevan a cabo la medida de fuerza:

“En las negociaciones con el gobierno y la empresa estábamos a punto de llegar a un acuerdo donde la empresa se comprometía a pagar el 65% de las indemnizaciones y tomar a 7 compañeros nuestros. El gobierno iba a hacer una propuesta para pagar el 35% de las indemnizaciones restantes, pero antes de la reunión la empresa llama al gobierno diciendo que no tenía el dinero para pagar las indemnizaciones y que no iba a tomar a esos siete compañeros y no nos dieron ninguna respuesta favorable”.

Hace más de 7 meses que la maderera MAM despidió a la mitad de los trabajadores de la fábrica y suspendió al resto, sin pagar ni una sola indemnización. El gobierno ha entregado dinero y créditos a la empresa para liquidar las indemnizaciones pero los trabajadores denuncian que no se han beneficiado y el gobierno se niega a obligar a la empresa a cumplir la ley.  “Es por eso que entendemos que el gobierno es responsable, ya que la empresa está funcionando gracias a los millones que ha puesto en la empresa, pero en total ilegalidad ya que no han pagado ni una indemnización en 7 meses” expresó Vergara.

Luego de los despidos, los madereros tomaron pacíficamente la fábrica reclamando por sus puestos laborales y permanecieron allí hasta diciembre cuando fueron desalojados por la policía en una brutal represión que terminó con varios trabajadores heridos, entre ellos el diputado del FIT Raúl Godoy.

Vergara anunció que decidirán mañana en Asamblea si se continúa con la medida de fuerza el fin de semana pero avisó que no se quedarán de brazos cruzados:

“El gobierno a nosotros nos había pedido paciencia y 7 meses de paciencia son mucho más que suficientes, nosotros necesitamos una solución ya, pero no nos vamos a quedar tranquilos esperando una solución, por eso estamos acá reunidos con todos los compañeros que hoy están en lucha, con las compañeras textiles, los compañeros del INTI, los compañeros ceramistas para unificar nuestras luchas porque entendemos que es la única manera en la que hoy podemos llegar a buen puerto y encontrar una solución para todos.”