Los concejales de Roca visitaron el Hospital con sede en Roca donde se mostraron preocupados por el estados de varias dependencias del nosocomio que recibe derivaciones del Valle medio y región sur.  Sobre todo denunciaron el estado del archivo, la no habilitación del sector de neonatología inaugurado antes de las elecciones a diputados y las precariedad de arreglos en la estructura edilicia.


Estado del archivo donde consta las historias clínicas. Foto: bloque concejales FPV

“Desidia y falta de políticas en torno a la salud pública. Desidia y falta de respeto a todos los pacientes y trabajadores ya que a las rajaduras (fallas estructurales del edificio) de hemoterapia el Gobierno de Weretilneck decidió taparlas con poliuretano expandido, también decidió inaugurar el sector de neonatología y tenerlo cerrado y con total impunidad decidió que siga cerrada la sala de quemados de pediatría, entre los problemas más preocupantes. Las tres habitaciones ocupadas con historias clínicas siguen ahí junto a los techos destruidos, a los calefactores en mal estado y podemos sumar que la morgue no cuenta con cámaras de frio, que los residentes de salud mental tienen poco espacio para funcionar y que la falta de personal es mucho más grave que en el 2016” es parte del relato que realizan los concejales después de visitar el Hospital público de mayor complejidad de la zona. Jose Luis Berros, concejal del bloque del Frente para la Victoria, describió e panorama que encontraron.