El Partido Obrero denuncio que hoy por la mañana se registraron allanamientos de referentes de la comunidad mapuche y Derechos Humanos en la zona del Alto Valle. La policía de Río Negro irrumpió en el domicilio de los militantes de Familiares y Amigos de Luciano Arruga y comunicadores populares de Radio Zona Libre, Nadia París y Fermín Martínez, y en los de Marco Painevil, Ruben Wani y Carmen Antilef. También fue allanada la casa en la que vive el padre de Nadia Paris.
Fermín Martínez fue llevado para ser identificado, según informó la abogada Gisela Moreira –quien se constituyó como querellante.


Foto: Partido Obrero Río Negro

Orden de allanamiento.

Según denuncio el P.O. “Se trata de una persecución política sumamente preocupante, ya que en la orden de allanamiento librada por el juez Piedrabuena, la jueza María Florencia Caruso –en el marco de la causa caratulada “Comisaría 20 s/investigación Pluspetrol”- indica buscar: cartelería manuscrita, sustancias iniciadoras de fuego y/o inflamables, materiales para la confección de cartelería o facturas que acrediten la compra de ese tipo de materiales, instrumentos para la confección de sténciles y sténciles, computadoras, tablets, notebook, pendrives, armas de fuego, papeles personales como agendas, pinturas y simbología mapuce, prendas de vestir con identificación de agrupaciones y todo elemento relacionado a la RAM” .

La Fiscalía provincial de Neuquén, junto a la justicia federal investigan un episodio vinculado a la petrolera Pluspetrol ocurrido el jueves 9 de noviembre, donde se  encontraron una bomba molotov, en cercanías a una cañería y a pocos metros, un afiche que hacía alusión a la liberación del líder mapuche, Jones Huala. Los allanamientos de hoy se realizaron con la colaboración de la policía de Río Negro en domicilios de Balsa Las Perlas.

La causa se inició tras un incendio que se produjo en instalaciones de la empresa petrolera en Centenario. En ese entonces la companía Pluspetrol informo que  “el día jueves 9 de noviembre en horas de la madrugada se produjo un intento de sabotaje, ajeno a la compañía, en el pozo 1390 ubicado en la meseta del Yacimiento Centenario (Neuquén). El incidente produjo un leve incendio cercano al pozo productor, el cual no se propagó por los sistemas de protección de la instalación. De inmediato se activó el protocolo de seguridad de la empresa, controlando la situación a la brevedad y notificando el hecho a las autoridades policiales y bomberos, quienes asistieron al lugar para realizar el peritaje correspondiente”.