Paredón caído en zona céntrica de Neuquen. Foto: Agustin Orejas

Cartelerías caídas sobre la rutas y calles, ventanas de edificios destrozadas, arboles caídos, escuelas sin techos, incendios y constantes cortes de energía eléctrica fueron las postales de temporal que afectó al norte de la Patagonia. De acuerdo a datos del Aeropuerto de Neuquén capital, las ráfagas llegaron a casi 128 kilómetros por hora en la tarde del martes.

Tal como lo había advertido al AIC, se produjeron ráfagas de viento de hasta 120 kilómetros por hora en distintos lugares del Alto Valle afectando la prestación de servicios de telefonía, agua y energía eléctrica.  Desde el mediodía las autoridades educativas de todos los niveles prolongaron la suspensión de actividades para la tarde pues  sólo estaba prevista para la mañana.


Arboles caídos en las calles de Neuquén capital. Foto: Agustin Orejas

Momentos de tensión se vivieron en la Facultad de Ciencias Agrarias de Cincos Saltos donde el fuego amenzó con incendiar el edificio de la UNCo. Tras un trabajo intenso realizado por bomberos, estudiantes, no docentes y docentes de la casa de estudios se logró sofocar el incendio.

De acuerdo a la AIC el pronóstico del tiempo anticipa para mañana una baja importante de las temperaturas mínimas y máximas con disminución de la velocidad de las ráfagas del viento a 50 kilómetros por hora.

Un capítulo aparte fue la cadenas de mensajes por whatshap con datos  erróneos o falsos que provocaba preocupación en la población. Desde Defensa Civil de Roca se desmintió  informaciones que hablaban sobre ráfagas de 180 kilómetros por hora.