30 años de Antena

Antena nació como una iniciativa de un docente de comunicación que veía que sus estudiantes no se preocupaban mucho por sus trabajos prácticos.   Inmediatamente se puso en contacto con un ingeniero que le gustaba diseñar cosas nuevas y en base a una revista española, Antena tuvo su primer transmisor casero en 1987.

Por Marcelo Miranda


En ese entonces la radio llegaba a unas pocas cuadras pero lo importante es que la escuchaban en el «barcito», el bar de la Facultad donde la comunidad universitaria de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales se juntaba a tomar unos mates o café.

Por ese entonces la directora del Departamento de comunicación estaba en Ecuador, en un encuentro de comunicación donde conoció a referentes de la CAF, un organismo de los Países Bajos que financiaba proyectos para los países de la región. Inmediatamente pidió a los docentes que diseñaran un proyecto,  el que finalmente fue aprobado.

Con nueva tecnologìa y nuevo emplazamiento, ya no la sala de audio si no un edificio propio, que en realidad era la antigua casa del sereno de los planes de viviendas que rodean la Facultad. Acondicionada, con equipos nuevos y personal designado, Antena arrancó con una pocas horas de transmisión.

Paralelamente se emplazaron en cinco barrios de Roca cabinas de grabación que eran operadas por vecinos que se habían capacitado en la Universidad.  En esa etapa la programación de la radio era una rara mezcla de voces barriales y docentes universitarios.

Poco a poco el plantel de la emisora fue creciendo y con él, su propuesta de audiciones. Los estudiantes se sumaron con toda su impronta junto a organizaciones y también particulares que tenían entusiasmo por comunicar algo.

Los móviles se hacían en bicicletas que los periodistas usaban para ir de una punta a la otra de la ciudad con equipos de radio de VHF.  Las reuniones de la radio eran interminables y apasionadas, se discutía sobre que perfil de audiencia tendría que tener la radio, qué música y que contenidos.

Mas de 500 estudiantes hicieron sus primeros pasos de periodismo en la radio, cientos de docentes participaron de las audiciones y otros tantos vecinos también. Cada paso que se daba costaban horrores por la falta de presupuesto para renovar equipos y por el encuadre de los trabajadores, que con cargos docentes cumplen funciones no docentes.

Recién a los 27 años de vida se le hizo una reforma edilicia a la radio y a los 29 se le compro sillas y mesas, en todo ese tiempo los trabajadores hacían la limpieza, pintaban y gestionaban los mobiliarios.

Muchas veces se hablo de cerrar la radio, «por que no servia», «porque así no era una radio universitaria» o porque simplemente ni los decanos y rectores tenían control sobre los contenidos que se generaban.

Hoy cumplimos 30 años de radio, con sus intermitencias y carencias, pero estamos vivos, sumamos las nuevas tecnologías, «estamos en la web» y se plantean nuevos desafíos. . Queda pendiente la deuda con los trabajadores que hace 27 años que están contratados pero igual siguen empujando para que todo funcione. Temblamos cada vez que llueve, como hoy, porque nuestra Antena no resiste la humedad, pero es un buen día para celebrar y los vamos a hacer con todos aquellos que acompañaron este proyecto.  

Lastima que esta altura, de la torta solo quedaran las velitas. Feliz cumple Antena estas viva y con gente que hace que salgas todos los días al aire y que esta dispuesta a seguir haciendo «la radio de la vida».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.