Desde este viernes, de 21 a 24 hs,  comienza a emitirse “Zapando al diablo” una audición historica de la radio universitaria de Roca  que sera conducida por su creador, Germán “el gato” Burgos. En los años 90 fue el precursor de los recitales en el techo de la radio y la llegada de bandas como Todos tus muertos y Ataque 77.

Por Germán Burgos

zapando al diablo 3


Allá por finales de la década de los 80 la FM daba sus primeros pasos en la región del Alto Valle de Río Negro y Neuquen. La primera FM por estos lados fue Monarca, en Neuquen Capital y poco tiempo después, de la mano de Mario Bravo, llegaría a la casita de la calle Córdoba, en Fisque, FM Manantial.
Por entonces, Antena Libre emitía desde la sala de grabaciones delTucu, en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Su potencia le permitía cubrir 2 cuadras a la redonda.
Corría el año 1988 y unos pibes que habían tenido la idea de crear una radio en los recreos del secundario número 9, desembarcaban los viernes a las 11 de la mañana para irradiar “Conexión Juventud”. Uno de esos pibes, alumno del CEM 9, era Germán Burgos, uno de los impulsores de la idea de la radio en los pasillos, con
música y anuncios escolares.
Con una cuadra de distancia entre Antena Libre y Manantial FM y con una cobertura mucho más potente de la segunda, no tardó en producirse el pase.
Llegando el 89 nacería “Fuga 95”, ya que Manantial emitía en el 95.1. La producción y conducción estaban a cargo de Shirley Herreros, Marcia Cide, Marcelo Pellejero y Germán Burgos, ya alumnos de la carrera de Comunicación
Social.zapando al diablo 1

El programa era un magazine de 2 horas que se emitía los sábados a la tarde. Por entonces Antena Libre y gracias al trabajo del proyecto CEPCA, recibía de Radio Nederland de Holanda, un apoyo financiero importante para equipar la radio y dotarla de un potente transmisor.
Marcia Cide y Germán Burgos comienzan en la siesta de los 90, “Tercer Tiempo”, el programa de radio de un bar ubicado por entonces en el canalito y Neuquen, esquina de graffittis, murales y rock, que era administrado a su vez por los conductores del programa.

En 1991, en la misma franja horaria, a partir de las 14 horas Marcia y Germán producen “Tiempo de Rock”, con visitas al estudio de los Hermética entre otros. En 1992, el desgaste se sentía, y Germán le comunicó a Juan Raúl Rithner, por entonces director de la radio que no haría una producción en ese horario.
Juan Raúl, con esa capacidad innata de dar alas, sugirió a Germán que operara el turno de la siesta y anunciara como locutor de turno los temas que se iban pasando. Allá por marzo del 92, ante el primer anuncio de un tema como locutor de turno, algo ocurrió… el teléfono comenzó a sonar y la gente a saludar por la vuelta al aire.

Una semana duró el intento de explicar a todos los oyentes que llamaban que no era un programa de radio, que no habría ese año un programa en esa franja horaria. La gente simplemente no lo aceptó y las llamadas aumentaban día a día hasta superar la treintena de contactos entre las 14 y las 15 horas.
El lunes de la segunda semana, Germán lanza un concurso, para que sean los oyentes los que sugirieran como debería llamarse el nuevo programa.

La lista superó los 20 nombres, con propuestas originales, como Choripán y Vino (se imaginaran que sería casi una profecía K!), y Zapando al Diablo. El viernes de esa semana se realizó el sorteo, Zapando al Diablo fue el nombre que salió de la galera y comenzaría la historia. Entre el 93 y el 98, Zapando al Diablo, realizó los primeros conciertos de rock en una cárcel de América Latina, tanto en la Alcaidía, hoy Unidad Penal 2, como en la Colonia Penal, creó los “Rock en el Techo”, como forma de protesta por la prohibición de hacer recitales en los bares de la ciudad, irradió micros recordados, como “Ser jóven no es delito” que abordaba el tema de los abusos de autoridad de la policía con los más jóvenes, y produjo la llegada a la región de Attaque 77, El otro yo, Babasónicos, Devastación, Todos Tus Muertos, Malón y Almafuerte, entre otros.


En la web podes escuchar la audicion en Huerquen radio


Todas producciones 100% independientes, con el apoyo muchas veces casi incondicional de algunos comerciantes de la ciudad, también amantes del rock. En esos años, la audiencia de Antena Libre creció de manera sostenida impulsada de una manera muy fuerte por la presencia del rock y un mensaje alternativo en lo que a periodismo se refiere, en un país atravesado por las crisis con sucesos muy fuertes como la represión del año 95 que se inició en frente al Municipio y terminó extendiéndose hacia los barrios de la zona norte de la ciudad, que resistieron.zapando al diablo 2

Las historias quedaron grabadas en la memoria del programa, en tiempos en que las redes sociales no existían, como aquella de los pibes que en una chacra de Regina habían improvisado una antena en un álamo y se reunían día a día a las 14 para escuchar el programa, o los pibes en las aulas de la secundaria, que a fuerza de insistir prendían una radio mientras hacían su tarea, o los privados de libertad, que  transformaron a Zapando en una voz para los sin voz.

Pasaron 19 años de aquella historia y este viernes, el micrófono se volverá a abrir para recordar que “Si algo grita pidiendo verdad en vez de auxilio, si se pone de pie para señalar lo que está mal pero no pide sangre para redimirlo… entonces eso es Rock and Roll”.