A raíz del fallecimiento de una trabajadora que era insulino dependiente,  el gremio solicito una investigación para atribuir las responsabilidades del caso. Carla Di Santo era una trabajadora que había advertido de su estado de salud a las autoridades del Senasa en la Regional Patagonia Norte, con  sede en Roca y solicitado su traslado a Cordoba, donde residía su familia.


Frente del SENASA regional donde todavía se pueden ver neumáticos de la protesta. Foto: Marcelo Miranda
Frente del SENASA regional  Foto: Marcelo Miranda

Segun ATE,  se “demanda para que se instrumente un sumario administrativo al Director del Centro Regional Patagonia Norte del SENASA, Ricardo Sánchez y al Coordinador de Sanidad, Calidad e Inocuidad Animal del mismo Centro, Gustavo Comesaña por las responsabilidades que les competen en la situación que desencadenó el fallecimiento de la veterinaria Carla Di Santo durante la semana pasada”.

De acuerdo al gremio, la trabajadora temía por su estado de salud y sobre todo, tener un desmayo en plena ruta durante su traslado, lo que finalmente paso- Di Santo, de 40 años, estuvo 48 horas internada tras el siniestro vial tras lo cual falleció.

En la rueda de prensa desarrollada en la sede del organismo se afirmo que “el accionar irregular en el SENASA, que venimos denunciado hace tiempo, hoy lamentablemente se cobra la vida de una trabajadora”, señaló Rodrigo Vicente, Coordinador de Asuntos Nacionales de ATE Río Negro.

De acuerdo al gremio, la trabajadora temía por su estado de salud y sobre todo, tener un desmayo en plena ruta durante su traslado, lo que finalmente paso- Di Santo, de 40 años, estuvo 48 horas internada tras el siniestro vial tras lo cual falleció.