El Consejo Directivo del Centro de Investigaciones en Toxicología Ambiental y Agrobiotecnología (CITAAC), UNCo–CONICET, denuncia la compleja situación desatada por los recortes en Ciencia y Técnica y en particular en la entrada a la Carrera de Investigador del CONICET, donde se recortó el 55 por ciento el número de ingresantes.

investigacion-unco
Foto: barinoticias

El organismo señalo  que “con la llegada del fin de año y los esperados anuncios de ingresos a la Carrera del Investigador, nuevamente la sociedad argentina percibió que el lugar otorgado a la Ciencia y la Tecnología para el desarrollo del país es marginal”. El ajuste presupuestario impulsado sobre el sector de Ciencia y Tecnología se reflejó en las últimas semanas en el CONICET, tras el anuncio del recorte del 55% en el número de ingresantes a la Carrera del Investigador Científico.

Segun el documento “frente a las urgencias económicas que nadie desconoce, se resigna el aporte de un porcentaje ínfimo al presupuesto del sector y se trunca el ingreso a la Carrera del Investigador de numerosos jóvenes que dedicaron afanosamente varios años de sus vidas para capacitarse e incorporarse a trabajar activamente por el desarrollo del conocimiento en nuestro país. Este representa un claro paso hacia el abandono de las metas fijadas en el plan Argentina Innovadora 2020 (AI2020), que se suma a otras señales de alejamiento del camino a una verdadera sustentación tecnológica nacional en todo el plano socio-productivo”.

El Consejo Directivo universitario patagònico, puntualiza que “este recorte y alejamiento de las metas de Ciencia y Tecnología trazadas previamente, se torna particularmente más grave en aquellas regiones que han sido consideradas prioritarias por su menor capacidad instalada, recursos humanos y alejamiento de los grandes Centros de Investigación. Se abandona también un plan Federal de desarrollo de regiones, en nuestro caso Patagonia Norte, ya que incluso la proporción de ingresos a carrera del investigador ha sido sensiblemente menor respecto a la que venía fijando el Directorio de CONICET como política institucional“.