En su espacio habitual de los jueves, el profesor de la FADECS, Javier Muñoz, realizó un análisis a cerca de los 30 años de democracia en el país.

Manifestó que es algo que da mucha alegría a nuestro país y que “tenemos que pensarlo desde otra manera, no desde la perspectiva de la evolución solamente histórica de lo que es el proceso democrático, sino que hay que hacer una distinción de lo que han sido los procesos constitucionales que tuvo la Argentina desde la sanción de la Constitución de 1983 en adelante hasta el primer golpe de Estado de 1930”.

El profesor explicó que otro problema que encontramos son los sucesivos procesos de alternancia cívico-militar, que ha tenido la Argentina, y que nos lleva a pensar en la debilidad de la democracia Argentina, y que no existió una conciencia de que la democracia era la única alternativa posible de poder vivir en orden y tranquilidad, “el orden y la tranquilidad son cosas que las personas en la Argentina todavía valoran”.

También explicó que la recuperación de la democracia en manos de la política 1983 es algo muy interesante, sobre todo por que se vuelve de cara a futuro. Pero que si “entendemos la democracia como la continuidad puramente institucional y constitucional, como lo dice la constitución, creo que sería un análisis de carácter pobre, por que la democracia va a tener que ser un gobierno del pueblo y para el pueblo, pero también la posibilidad de difundir los actuales gobiernos, la posibilidad del recambio de los funcionarios, de la libre expresión”.

La vuelta a la democracia con Alfonsín, remarcó, tiene un peso fuerte sobre todo en los jóvenes, que no habían vivido en democracia gran parte de su tiempo, “tienen un entusiasmo frente a la democracia que es la idea de recuperar la libertad y además de poder hacer justicia sobre los responsables”, reflexionó Muñoz.

A continuación audio a su disposición.