Gerardo Mujica, politólogo y docente de la FADECS, en su espacio semanal propuesto por “Entre Bardas” tituló su columna “Procesos regresivos preocupantes” haciendo referencia a dos fallos que se dictaminaron en la provincia de Río Negro. “Puntualmente uno de los fallos es el que decreta el Superior Tribunal de Justicia que resuelve el desalojo del barrio Obrero en Cipolletti. Esto evidentemente traería un conflicto muy fuerte porque obviamente los vecinos no van a aceptar esta decisión y están dispuestos a resistirlo como ya lo han manifestado. Hay que ver si el poder político lo implementa o no, esperemos que haya un llamado a la reflexión. Recordemos que en este caso los vecinos quieren pagar con los recursos que ellos acceden. Me parece que es un fallo que implicaría un retroceso social muy grande. Estamos hablando de 2500 personas.
El otro fallo es ratificar lo que decidió la cámara de Bariloche sobre la no excarcelación y la prisión preventiva de tres compañeras de Bariloche que participaron de esta movida que mediáticamente se llamó saqueo pero que en este caso puntual en Bariloche en su momento que entre las tres tienen quince hijos. Por un lado se planteaba que eso había sido una conspiración política, y se negaba que mucha gente había ido por una necesidad extrema de alimentación como era el caso de estas tres mujeres que habían ido con chicos en los brazos y que se les acusa del delito de haber sacado arroz, fideos o haber tirado por ahí unas piedras. El juez equipara esta acción de llevarse fideos, o tirar una piedra, con lo que es una banda organizada”.

“Me parece que no se está asumiendo el grado de complejidad social que empieza a ser bastante profundo y que esto no se soluciona reproduciendo el orden o con mano dura como pueden ser estas instancias que se está nacionalizando de mayor cantidad de cámaras de seguridad, o de más gendarmes o militares en la movilización. Son cuestiones que van en esa línea de mano dura”.
Audio a su disposición.