Pablo Krahulec, referente de la organización Activar, Lucha y Organización contra el genocidio y la impunidad, en comunicación con “Entre Bardas” se refirió a lo ocurrido días atrás en el CEM 147 de Cipolletti. Al respecto manifestó que “este CEM es vespertino que funciona en el barrio Anaí Mapu. Los estudiantes entran 18.20 se van 22.05 o 22.30. Siete y media de la tarde, comentan los trabajadores de la Educación que están trabajando ahí que ingresa un operativo a cargo de la subcomisaría 79 que está en el barrio a cargo del subcomisario Monsalve. Ingresan haciendo el operativo mismo obviamente armados, los estudiantes en pleno recreo. Despliegan ese terrible accionar por el patio del colegio, por el SUM, y comienzan a ir hacia las aulas y el pasillo. La sorpresa para aquellos que estaban en el colegio es que una de las profesoras estaba a cargo de la institución, porque el director estaba en una reunión, comienza a conversar con ellos y a decirles que no podían hacer eso, irrumpir de esa manera en el colegio. Se generó una situación muy caótica, muy atemorizante para todos los que estaban presentes. Los profesores insistieron en que no podían hacer eso, y los policías insistían en que tenían la capacidad para hacerlo. Se dio un altercado y los policías se fueron sin previamente hostigar a esta docente diciéndoles que iba a ser la responsable ellas si algo sucedía por no dejarlos trabajar”.

Krahulec sostuvo que “La única excusa que pusieron los policías cuando entraron es que habían recibido una denuncia anónima de que había entrado alguien al colegio armado, cuestión que no era así y que se le ratificaba minuto que no había entrado nadie armado. Luego se llamó al fiscal que estaba de turno. El se apersonó al colegio y comentaba sobre hecho consumado le avisaron oralmente que habían hecho ese operativo. Lo que nosotros entendemos es que esto se enmarca con lo ocurrido hace veinte días atrás donde la misma policía de la misma comisaría, reprimió ferozmente a uno de los estudiantes de ese colegio, Ulises de 16 años. Y creemos que está enmarcado en este amedrentamiento para que ningún estudiante más, ningún joven más se anime a denunciar el accionar salvaje que tiene la policía”.