El juez Rubén Norry junto al fiscal Miguel Fernandez Jadhe y un centenar de policías se hicieron presentes en el obrador municipal para liberar las maquinarias de Servicios Públicos en el marco de una protesta de tres días de los trabajadores afiliados a ATE que solicitaban un mejora salarial. Una veintena de trabajadores están imputados por los delitos de entorpecimiento del normal funcionamiento  del servicio  público y retención de equipamiento de propiedad pública en una causa iniciada por la municipalidad de Roca.  Los trabajadores continuarán con su protesta fuera del obrador de acuerdo a lo manifestado por los dirigentes gremiales.

El juez Ruben Norry explico que el fiscal Miguel Fernández Jadhe consideró que “había delito” por lo que decidió intervenir. A los trabajadores se el imputa “retención de propiedad pública y entorpecimiento de la normal prestación de servicio público”.