Maristella Svampa

Continuando con la temática abordada desde este medio sobre la controversia desatada en la sociedad regional por la práctica de la fractura hidráulica o fracking y la mega-minería, Antena Libre estableció comunicación con la investigadora, escritora, licenciada en Filosofía y Doctora en Sociología,  Maristella Svampa, quien profundizó sobre el tema. “La mega-minería es un modelo que conceptualizamos de mal desarrollo en la medida que tiene un fuerte impacto social, económico, ambiental pero así mismo cultural y político. Considero que efectivamente es necesario desmitificar el discurso de las bondades acerca del modelo que proponen o tratan de vender a una audiencia o a una sociedad desinformada tanto las compañías mega- mineras como los gobiernos nacional-provinciales que han hecho la apuesta, que están en alianza concreta con estos intereses”.

La investigadora y escritora refiere que “En diferentes libros hemos hecho un análisis de las consecuencias de la mega-minería que establecen en tres aspectos fundamentales: por un lado  consideramos que la mega-minería es transnacional por lo tanto expresa un modelo de saqueo económico…Por otro lado en términos socio-ambientales también es una expresión de depredación ambiental puesto que tiene un fuerte impacto en el territorio, desestructurándolo, desplazando economías regionales, con fuertes impactos en el agua, en la salud, y a mediano y largo plazo sobre la vida misma de las generaciones futuras. Creemos que es un modelo de devastación institucional en tanto y en cuanto avanza sin licencia social sobre las poblaciones; un modelo vertical que se impone de arriba hacia abajo en nombre de un supuesto desarrollo”.

En lo referido al fracking, Svampa sostuvo que “es la vuelta de tuerca del extractivismo, es el corrimiento de las fronteras de explotación llevado al extremo, porque el fracking ha generado una controversia en todo el mundo. Efectivamente acá estamos ante una matriz civilizatoria perversa que hace la apuesta sobre una técnica experimental que tiene ya probadas consecuencias muy negativas sobre el agua y sobre la salud. De hecho en Europa también se ha hecho un debate sobre la misma, el fracking fue prohibido en Francia, Bulgaria, y en varios estados de Europa y Sudáfrica. En Estados Unidos hay una moratoria en Nueva York, se prohibió en Vermont. Mientras que en Argentina, no hemos hecho el debate, ni sobre la minería”.

Svampa asegura que “Parece que estamos dispuestos a aceptar alegremente la llegada del fracking” y que en nuestro país debemos pedir un debate o moratoria como ya está pasando en otros países “Una moratoria quiere decir una suspensión de todas las actividades de exploración y explotación de gas no convencional a través de la técnica del fracking hasta tanto y cuanto se encuentre otra que no sea lesiva en relación al ambiente para extraer este tipo de gas y petróleo que se encuentra esquistado en la roca madre”.