Rodolfo Aguiar, Secretario Gral ATE Río Negro. Foto: Archivo Antena Libre
En la jornada de ayer, el Consejo Directivo Nacional de ATE, con la presencia de los representantes de 20 provincias, resolvió convocar a un Paro Nacional para el próximo lunes 25 de febrero. La medida de fuerza fue definida por amplia mayoría, a partir de la propuesta que llevaban las provincias de Río Negro y Mendoza, moción que fue acompañada por la provincia de Buenos Aires.
“Esta medida nacional tiene que servir para poner en debate la realidad salarial de todos los trabajadores estatales y las verdaderas iniquidades existentes hoy en el empleo público”, señaló Rodolfo Aguiar, Secretario General de ATE Río Negro y remarcó: “Tenemos que seguir dando pelea y estar en la calle es la única manera que tenemos de impedir que el empleo público sea sinónimo de pobreza. Hoy existen municipios que pagan sueldos por debajo del mínimo vital y móvil fijado a nivel nacional”.

El paro, que se anuncia con contundencia de todo el país, sostiene los reclamos por aumentos salariales que permitan adquirir la Canasta Familiar Total para los trabajadores municipales, provinciales y nacionales; el cese de la precarización en el empleo público; un Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) digno; equiparación en el pago de las asignaciones familiares; igual remuneración a igual tarea; y el reconocimiento del 82 % móvil para todos los trabajadores jubilados, entre otros puntos.
En nuestra provincia, el paro de ATE tendrá además otras reivindicaciones y demandas locales, con protestas y acciones regionales que se definirán en las próximas horas. “La principal demanda a nivel provincial es la sanción de una ley de convenciones colectivas de trabajo y paritarias. Río Negro debe dejar de ser la única provincia del país que no ha democratizado las relaciones laborales en el Estado”, prosiguió el dirigente estatal.

En cuanto a la modalidad de la medida, Aguiar sostuvo que “durante la jornada también realizaremos otros reclamos locales, como la demanda de un salario que permita cubrir la Canasta Familiar, el pase de todos los trabajadores a la planta permanente del Estado, el blanqueo de los salarios, mayores presupuestos para los hospitales, instituciones y el 82 por ciento móvil para todos los jubilados”.