Los Legisladores patagónicos Beatriz Kreitman –Neuquén-, Magdalena Odarda -Río Negro- y el socialista Luis Solana -La Pampa- solicitaron al Defensor del Pueblo de la Nación, Anselmo Sella,  una inmediata y profunda investigación sobre los derrames de petróleo en el río Colorado.

Recordaron que la subsecretaría de Ambiente de la provincia de Neuquén informó cuando afirmó que “el domingo 13 de enero, en la zona de Rincón de los Sauces  se produjeron roturas de las cañerías de conducción de PRFV de 3” de diámetro de los pozos productores de petróleo denominado Puesto Hernández 1814 y 1824  y del pozo Puesto Hernández 418, ubicado 500 metros aguas arriba del cauce aluvional tributario que deriva al cañadón de Desfiladero Bayo produciéndose derrames de petróleo sobre el curso del río Colorado y un fuerte impacto en el ambiente, en las poblaciones ribereñas y en las explotaciones agrícolas ganaderas de las 150.000 hectáreas que están bajo la influencia de las tomas y sistema de riego desde dicho curso.

Las empresas involucradas en los derrames serían Petrobras e YPF, y se trataría del derrame de tres pozos, dos de la primera y uno de la segunda empresa. Según las autoridades neuquinas se trataría de alrededor de 64 metros cúbicos de producción bruta con el 90 por ciento de agua, además de 110 metros cúbicos aportados por la ruptura de la cañería de conducción de ramal 31.

“La coincidencia de los fenómenos, ha degradado el agua hasta límites de no poder utilizarse para ningún uso doméstico o agrícola ganadero, llevando a las poblaciones a un desabastecimiento total, lo mismo que a los agricultores y crianceros de animales. La persistencia de altas temperaturas, conforman un cuadro desesperante para los habitantes del área de influencia. Este miércoles a la madrugada hubo otro derrame de petróleo en el Río Colorado. Esta vez, la copiosa lluvia de la madrugada en los cerros provocó la rotura de una pileta de la empresa YPF, en la misma zona”, detallaron en la nota las diputadas de la CC-ARI y el socialista de la Pampa.

Asimismo, los legisladores pusieron en conocimiento al Defensor del Pueblo de la Nación sobre los DERECHOS CONCULCADOS, entre los cuales, el Art. 41 de la Constitución Nacional establece que “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales. Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas alteren las jurisdicciones locales.”

Cabe recordar que la reforma constitucional de 1994 incorporó el derecho fundamental subjetivo y colectivo a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para las actividades productivas que satisfagan la necesidades humanas sin comprometer a las generaciones futuras (arts. 41 y 43 de la Constitución argentina).

Por último, Odarda, Kreitman y Solana solicitaron a Anselmo Sella que “ordene una inmediata y profunda investigación sobre los episodios que hemos comentado y que, para el futuro, disponga que se efectivicen  las medidas de control dispuestas en la legislación vigente, para evitar que una fuente de vida, como es el río Colorado se siga degradando e inutilizando, por la irresponsabilidad compartida de las empresas que explotan la extracción y traslado de hidrocarburos y los entes que los deben controlar”.

Fuente: ARI