De acuerdo a la normativa, queda prohibida en todo el territorio de la Provincia, la instalación, funcionamiento, publicidad, administración o explotación, bajo cualquier forma o denominación, de wiskerías, cabarets, clubes nocturnos, boites, casas de tolerancia, saunas o locales de alterne.

Asimismo la ley prevé la “inmediata clausura y cierre definitivo” de todos los establecimientos que funcionen hasta el momento con dichas denominaciones y actividades que tengan el propósito de facilitar actos de prostitución u oferta sexual, en cualquiera de sus modalidades, o donde trabajen personas de cualquier sexo que estimulen el consumo o el gasto en su compañía.

El proyecto es de autoria de las legisladoras Susana Dieguez y Arabela Carreras del Frente para la Victoria.

Fuente: Legislatura de Río Negro