Martín Soria al entrar a la sala para declarar.    Foto: 22noticias

En la causa contra Susana Freydoz, en la segunda jornada del juicio,  se presentaron cinco testigos: Martín Soria, Leila Aschkar, Angel Pedroza, esposo de la hermana de Freydoz, Julián Goinhex y Carlos Ernesto Soria.

A pesar que en un primer momento se había planteado que declarara sin público ni periodistas, Martín Soria hizo su declaración  en forma pública centrándose en lo que era una relación  hostil entre su padre y madre, conducta   que se había incrementado durante los últimos años. Martín  le había advertido a sus padres que,  si seguían las peleas, su familia no asistiría a la chacra para festejar el año nuevo.

Alrededor de las dos y media de la mañana, después de la cena, Martín  pudo ver a sus padres discutiendo minutos después de los cuales decidió retirarse ya que una de sus hijas estaba durmiendo.

Casi inmediatamente que llegaran a su domicilio en Roca su esposa Leila recibió un llamado después de lo cual le dijo que tenía que volver a la chacra porque había pasado “algo grave”.  En el camino a la chacra, Martín, consiguió comunicarse con Mariano Valentín, su cuñado,  no pudo hablar pero  si escuchar que una mujer gritaba “se muere, se muere”.

Cuando llegó a la chacra y entró a la habitación de sus padres Martín  se quebró al tener que describir el estado en que encontró a su padre y no pudo contener las lágrimas durante el relato.  Siguiendo con lo que vio en la habitación,  afirmó que vio a su padre desnudo, con un disparo en la cabeza en tanto que  le pedía  que aguantara, “la ambulancia ya iba a llegar”. En ese momento sintió gritos de mujeres por lo que fue hasta un pequeño baño donde estaba su hermana forcejeando con su madre a la que  le grito “hija de puta que le hiciste a papa”. Minutos después llegó ambulancia que traslado a Carlos Soria mientras se le practicaban tareas de reanimación.

Después del relato, la fiscal Laura Pérez, le pregunto sobre como era la relación entre sus padres a lo que Martín respondió que los dos “eran unos tractores, era una relación muy difícil, se peleaban mucho”. Ante una consulta  de  la fiscal sobre el estado de salud de su madre,  dijo que “no le constaba que su madre tuviera problemas físicos o psicológicos”.

A su turno, Leila Aschka, esposa de Martín Soria,  calificó a Susana Freydoz de tener “carácter fuerte, constantemente marcaba lo que le molestaba”.  Respecto a la noche que se produjo la muerte de Carlos Soria,  Leila afirmó que Freydoz “no tenía filtro” a tal punto de hablar mal de su familia en su presencia.

Angel Pedraza, esposo de la hermana de Susana Freydoz, también calificó a Freydoz de ser una mujer con “carácter fuerte” y en particular relató una conversación que mantuvieron durante una cena con el matrimonio donde al mencionar la frase “hijos bastardos”, Freydoz reaccionó en forma desmesurada.

El actual presidente de Canal 10 y colaborador muy cercano a Carlos Soria, Julián Goinhex, mencionó que en varias ocasiones Freydoz    le mostró su malestar por la presencia de mujeres jóvenes cerca de su esposo. Goinhex  incluso confirmó que recibió varias llamadas durante la madrugada, sin que nadie hablara, hechas desde el teléfono de Soria, pero que en realidad realizaba Freydoz para controlar con quién se había comunicado su marido durante el día.

La siguiente jornada de debate será mañana, con la declaración de cinco testigos más y  también los días 22, 24 y 25 de octubre habrá cinco testimonios diarios, así como el lunes 29 y el miércoles 31 de octubre.