El testigo del juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra, se encuentra en buen estado de salud y reveló que fue golpeado y amenazado por un grupo de desconocidos.

 Alfonso Severo, testigo clave en el juicio por el crimen del joven Mariano Ferreyra, asesinado en octubre de 2010 durante una marcha de trabajadores ferroviarios tercerizados, había desaparecido en la noche del miércoles.

EL hombre fue hallado tras varios operativos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires en una vivienda del partido bonaerense de Avellaneda.

Severo reveló que fue capturado por desconocidos que lo ataron de pies y manos y luego de algunos golpes de puño y varias amenazas, fue abandonado en la vivienda en la que finalmente lo encontró la policía.

Fuente: Radio Nacional