Los ex policías Antonio Camarelli, Miguel Angel Quiñones, Julio Villalobo y Gerónimo Enerio Huircaín, aseguraron hoy que la comisaría 24 de Cipolletti no era un centro clandestino de detención y torturas. Los cuatro imputados en la causa en la que se investigan las responsabilidades policiales y militares durante la represión ilegal en la región, se definieron como “policías y no torturadores”. Hablaron de un plan montado para inculparlos. El defensor Rodolfo Ponce de León pidió enviar las actuaciones del juez federal que instruyó la causa (el ahora vocal del TSJ) Guillermo Labate, a los consejos de la Magistratura nacional y de Neuquén. El juicio continuará el próximo 1 de octubre, día en que comenzarán los alegatos de las querellas.

Fuente : www.juicio8300web.blogspot.com.ar